Consejo de Víctimas de Delitos de Odio y Discriminación

Los crímenes o delitos de odio y la discriminación han estado presentes a lo largo de la historia de la humanidad; sin embargo, las víctimas, olvidadas en algunos casos e ignoradas en la mayoría, no han recibido un adecuado trato jurídico, ni el debido reconocimiento, memoria y reparación que los principios esenciales de ética y justicia requieren.

Hoy, afortunadamente, las víctimas constituyen una prioridad en la perspectiva internacional de los Derechos Humanos, por lo que resulta imprescindible actuar y considerar como referencia las resoluciones de Naciones Unidas y la Unión Europea, de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRJ) del Consejo de Europa y de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), que definen “crimen de odio”, como:

Toda infracción penal, incluidas las infracciones contra las personas
 y la propiedad, cuando la víctima, el lugar o el objeto de la
infracción son seleccionados a causa de su conexión, relación,
afiliación, apoyo o pertenencia real o supuesta a un grupo que pueda estar
basado en la 'raza': origen nacional o étnico, el idioma, el color, la
religión, la edad, la minusvalía física o mental, la orientación sexual u
otros factores similares, ya sean reales o supuestos.

El crimen de odio, también expresado como delito de odio o delito motivado por prejuicio, sesgo, selección o delito motivado por intolerancia, se refiere a la negación delictiva de la dignidad intrínseca de la persona y la universalidad de derechos humanos por rechazo a su diversidad, del derecho a la igualdad por ser diferentes y de la negación del principio de tolerancia, definido conforme a la Declaración de la UNESCO-Naciones Unidas, en tanto respeto, aceptación y aprecio a la diversidad humana.

De igual manera, el avance en la Unión Europea, el Parlamento, Consejo y la Comisión, con sus Directivas para la Igualdad de Trato y No Discriminación y demás normativa jurídica, sus resoluciones y, en especial, la Directiva Europea de Víctimas de Delitos y la Decisión Marco de Derecho Penal frente al Racismo y la Xenofobia avalan una intervención desde la sociedad civil en apoyo a la víctima de discriminación.

El Consejo de Víctimas de Delitos de Odio y Discriminación se sitúa en el mandamiento de la amplia Directiva Europea de Normas Mínimas de Derechos, apoyo y protección a las Víctimas de Delitos donde se reconoce claramente el papel de las ONG y afirma que:

“Los Estados miembros deben animar a las organizaciones de la sociedad civil y colaborar estrechamente con ellas, incluidas las organizaciones no gubernamentales reconocidas y que trabajen activamente con víctimas de delitos, especialmente en iniciativas de desarrollo de políticas, campañas de información y concienciación, programas de investigación y educación, y en acciones de formación, así como en el seguimiento y evaluación del impacto de las medidas de apoyo y protección de las víctimas de delitos. Para que las víctimas de delitos reciban atención, apoyo y protección en un grado adecuado, los servicios públicos deberán trabajar de forma coordinada e intervenir en todos los niveles administrativos a escala tanto de la Unión como nacional, regional y local. Se deberá prestar asistencia a las víctimas para identificar los servicios competentes y dirigirse a ellos, a fin de evitar repetidas derivaciones de uno a otro servicio. Los Estados miembros deberán considerar la creación de servicios comunes a varios organismos, siguiendo el principio de punto de acceso único, o de ventanilla única, que se ocupen de las múltiples necesidades de las víctimas cuando participen en procesos penales, con inclusión de la necesidad de recibir información, apoyo, asistencia, protección e indemnización”.

Conforme a las precisiones de esta Directiva Europea 2012/29, se entenderá por “víctima” a la persona física que haya sufrido un daño o perjuicio, en especial, lesiones físicas o mentales, daños emocionales o un perjuicio económico, directamente causado por una infracción penal, y con arreglo a su participación asociativa, que hayan presentado la denuncia correspondiente y que haya sido admitida a trámite. Tendrán también condición de víctima los familiares de una persona cuya muerte haya sido directamente causada por un delito y que haya sufrido un daño o perjuicio como consecuencia de la muerte de dicha persona. En cuanto a definiciones y conceptos, la asociación seguirá la pauta establecida por la citada Directiva Europea.

COVIDODCon la denominación Consejo de Víctimas de Delitos de Odio y Discriminación se constituye una asociación al amparo de la legislación vigente, por tiempo indefinido y que tendrá carácter sin ánimo de lucro. Podrá utilizar en su denominación el acrónimo COVIDOD, que son las siglas que referencian su denominación, en uno u otro caso, y cuyo ámbito de actuación será en todo el territorio del Estado.

Esta asociación tiene como fines:

  • Trabajar en solidaridad con las víctimas de la discriminación, odio, hostilidad y violencia por motivo de intolerancia y promover su defensa social, jurídica, política e institucional.
  • Trabajar para combatir el racismo, la xenofobia, el antisemitismo, la islamofobia, el antigitanismo, la homofobia, la misoginia, la disfobia, el sexismo, la aporofobia, el totalitarismo, la negrofobia, la transfobia y toda manifestación relacionada de intolerancia, discriminación y delito de odio, incluidos el neofascismo y nacionalismo agresivo.
  • Trabajar por lograr la aplicación de las Resoluciones de los Organismos Internacionales en este ámbito, en especial, la ONU-OSCE-Consejo de Europa y Unión Europea.
  • Trabajar por la aplicación en toda su extensión de la Directiva Europea de Víctimas de Delitos y la Decisión Marco de Derecho Penal frente al Racismo y la Xenofobia.
  • Denunciar los crímenes de odio conforme acuerda la OSCE y la Unión Europea, y la aplicación de las directivas para la Igualdad de Trato y No Discriminación.
  • Promover iniciativas contra el discurso de odio y en defensa de la Memoria y reconocimientos de todas la víctimas del Holocausto, genocidios y crímenes de lesa humanidad y de odio, combatiendo el negacionismo, su apología o su trivialización.
  • Prevenir la aparición y combatir las diversas manifestaciones de intolerancia, discriminación y delitos o crímenes de odio.
  • Generar y fomentar actitudes sociales democráticas en especial de Tolerancia, Solidaridad, Igualdad, Libertad y defensa de la Dignidad y los Derechos Humanos.
  • Reclamar y demandar actuaciones institucionales para conseguir erradicar los prejuicios y el conocimiento defectuoso que alimentan el racismo, la xenofobia, el antigitanismo, la homofobia y la transfobia, el antisemitismo, la islamofobia, neonazismo, negrofobia, sexismo, misoginia, aporofobia, disfobia y manifestaciones heterófobas por aspecto, enfermedad, origen territorial, usos lingüisticos y otras conductas de intolerancia que se produzcan en cualquier ámbito social, incluidas la segregación, marginación, estigmatización y exclusión de personas y colectivos, en todas sus expresiones, ya se trate de discriminación, incitación al odio, hostilidad o violencia.
  • Reclamar políticas de prevención criminal en especial victimológicas, medidas, instrumentos, programas, remover obstáculos e impulsar una acción integral, incluidos los ámbitos de educación, comunicación, deporte y cultura, así como todo tipo de iniciativas políticas, sociales y legislativas.
  • Vertebrar y extender territorialmente el movimiento de solidaridad con la víctima y trabajar por una Ley de Protección de Víctimas de Crímenes de Odio.
  • Impulsar la sensibilización, participación y movilización ciudadana, la solidaridad y el apoyo mutuo entre colectivos vulnerables, personas y comunidades diversas frente a la discriminación, los delitos o crímenes de odio y la intolerancia. Instar a las autoridades cumplir o hacer cumplir, mejorar o modificar la normativa que persigue el delito de odio y discriminación, así como su prevención y motorización.
  • Promover el voluntariado con esta causa y la colaboración con entidades del Tercer Sector del que objetivamente se forma parte.
  • Colaborar con las Administraciones Públicas y toda institución en la aplicación de políticas de derechos, apoyo y protección de las víctimas.
  • Promover la educación y sensibilización en defensa de las víctimas de odio, discriminación e intolerancia y de los valores democráticos y participativos, de la dignidad de la persona y la universalidad de los derechos humanos, de la tolerancia, la solidaridad y la igualdad, de la diversidad, la libertad, el pluralismo y la justicia.

Para el cumplimiento de estos fines se podrán realizar actividades de dinamización social, acciones en Internet, conferencias, encuentros, congresos, seminarios, jornadas, cursos, talleres, dinámicas de grupo, atención, asesoramiento y acción de apoyo jurídico a las víctimas, personación en acción popular, creación de redes de auto-ayuda, materiales impresos, webs y otros espacios en Internet y toda clase de iniciativas sociales, cultuirales, deportivas, literarias, artísticas, musicales, festivas y de tiempo libre, que contribuyan a crear una cultura de compromiso solidario con las víctimas frente a la intolerancia y sus manifestaciones, en defensa de la dignidad de la persona y los Derechos Fundamentales, sin intencionalidades partidistas o heterónomas. La asociación mantendrá un espíritu basado en el principio de subsidiaridad, complementariedad y respeto hacia las entidades que desarrollen actividades similares, que colaboren o sean parte del “Consejo de Víctimas de Delitos de Odio y Discriminación“.

Más información en el Teléfono 915 285 104 y en covidod@gmail.com