Narrativas transmedia, fomento de la lectura en el siglo XXI

Hasta la aparición de las nuevas tecnologías y de Internet, la comunicación que se establecía entre el emisor y el receptor de una obra literaria era unidireccional, no había posibilidad de respuesta por parte del lector. El medio tradicional de transmisión de la literatura era el soporte en papel, o el moderno ebook en formato electrónico, o el audiolibro. Sin embargo, el receptor ha ido teniendo más importancia en esta relación autor-lector, ya que aquel se ha convertido en un protagonista evidente, generando así la bidireccionalidad en el proceso comunicativo. Esto fue causado por la llegada de la telefonía móvil y las tabletas que fusionaron los medios de comunicación, las telecomunicaciones, Internet y el ocio.

narrativa-formatos-620x350

                       Manaira Araújo

Existen nuevas formas de narrar y de leer historias que se adaptan a la realidad actual en la que las nuevas generaciones consumen contenidos a través de sus móviles o tabletas. Por ello, es necesario definir el concepto de narrativa transmedia. Se trata de una forma de relatar una historia a través de distintas plataformas, donde los receptores intervienen activamente, hasta el extremo de llegar a modificarla. Así, los contenidos empleados en cada canal narran partes diferentes de la misma historia que se complementan entre sí. Este tipo de literatura obtiene un lector-participante-admirador que versiona y refunde una y otra vez la historia original y se integra en ese universo narrativo. En el mundo digital actual, los lectores más jóvenes no se conforman con ser un elemento pasivo en la recepción de una obra, ya que lo que diferencia a la modalidad transmedia de otras, es precisamente, la intervención activa de estos, que satisfacen su necesidad de actuar, jugar o crear. En este sentido, los juegos de realidad alternativa (ARG) son una narración interactiva que utiliza el mundo real para relatar una historia que se desarrolla en tiempo real, en espacios reales y que evoluciona según las decisiones de los participantes, que no distinguen entre juego y realidad. El desarrollo de la acción no es cronológico ya que los participantes-jugadores han de ir descubriéndola, uniendo con coherencia las piezas dispersas en diferentes medios, (a diferencia de un videojuego que emplea la consola, el juego de rol con el tablero, etc.).Las partes de los ARG se esconden dentro de la red, en los espacios públicos, en otros individuos, en un pasaje de la literatura universal, en las palabras de un extraño, en una llamada telefónica misteriosa…

Y para todo eso se necesita un teléfono móvil y una conexión a internet.

Existen distintas aplicaciones relacionadas con Whatsapp o Telegram que sirven como ejemplos de transmedia.

Rapids es una iniciativa de Amazon que transforma en mensajes de texto grandes clásicos de la literatura, para atraer a los lectores más jóvenes. En Hooked se sigue una historia contada a través de un chat, en una conversación en la que se presencia cómo se desarrolla la acción. En los momentos más emocionantes, la comunicación se corta y para seguir leyendo hay que pagar. Siguiendo la estela de éxito de la anterior app, existen otras similares como Hoot, que utilizan el chat como medio de transmisión de historias y el formato de suscripción; o Adela, cuya historia se inicia al recibir un whatsapp de un número desconocido. En este libro-juego que dura una semana y se desarrolla en tiempo real, una persona llamada Adela sufre un accidente de tráfico y necesita la ayuda de quien recibe el mensaje.

 

walkind-dead-2. Transmedia

                        Manaira Araújo

Las narrativas transmedia extienden una historia que se desarrolla en múltiples y diversas plataformas, suelen ofrecer espacios diferentes para que los participantes-lectores creen contenidos y formen parte de una comunidad que fomenta la colaboración entre sus miembros. Otros formatos de narrativa transmedia son audios, blogs, la gamificación, cómics, etc.

Quizá estemos ante una nueva forma de promocionar la lectura entre nuestros jóvenes que viven inmersos en un entorno digital que puede brindarles muchas opciones para seguir desarrollándose intelectualmente.