Iniciativas y colaboraciones curiosas para el fomento de la lectura y escritura

Hace tiempo que los más jóvenes (y los que no lo son tanto) se lanzaron a la caza de Pokémon a través del juego de realidad aumentada POKEMON GO. Desde entonces, son diversas las iniciativas como GAZAPÓN GO que han surgido a partir de este juego, para fomentar la lectura y escritura y que tienen como eje central  la ortografía.

El juego consiste en cazar errores ortográficos. Bajo el lema “Hay gazapos cerca de ti. ¡Levántate y sal a cazarlos!”, los estudiantes están pendientes de capturar y compartir con sus teléfonos móviles errores ortográficos y lingüísticos. La idea nació en el colegio Domingo Savio de Logroño, y el número de centros españoles que se han ido sumando al proyecto ha aumentado con el paso de los meses. Los alumnos debían capturar con sus móviles fotografías con faltas de ortografía, gazapos, erratas, etc., que aparecieran en carteles, folletos, prensa, redes sociales, para compartirlo a través de estas últimas.

cropped-gazapon-go-04

Los profesores de secundaria responsables de esta iniciativa resaltaron la importancia de la gamificación en el aprendizaje, proceso en el que los alumnos y alumnas son los protagonistas, ya que en el aula corrigieron los errores que habían capturado con anterioridad. Con Gazapon Go pretendieron trabajar la ortografía y la expresión escrita en el alumnado de ESO y Bachillerato, a la vez que les concienciaron de un uso correcto de las redes sociales.

Otro ejemplo en el que  POKEMON GO influyó para fomentar la lectura es la biblioteca portuguesa São Lázaro, en Lisboa, que impulsó la caza de libros en vez de pokémones por toda la ciudad. De esta forma, se pretendió que toda la ciudadanía accediese a la lectura gracias a los 2.500 libros repartidos por toda la capital lusa.  Se repartieron libros gratuitamente en espacios públicos y esto motivó que los viandantes acudieran a la biblioteca para realizar nuevos préstamos.

Con motivo del centenario del nacimiento de Roald Dahl, en un centro educativo de Santander se realizó un juego que comenzó con la desaparición de los personajes de los libros de este autor. Se creó una aplicación web con weebly.com y aparecía el mapa de localización de los personajes hecho con Google Maps, y el canal de Aurasma para que los participantes capturasen el mayor número de personajes perdidos.

Para fomentar la lectura entre los más pequeños, en Paraguay, Burger King y la editorial Alfaguara se asociaron en 2012 para poner al alcance de los más pequeños el “sabor de leer”. En cada menú infantil, en lugar de regalar un juguete, regalaron un libro de literatura infantil de autores paraguayos o hispanoamericanos. Esta peculiar campaña (criticada por algunos, que ven una forma de promocionar el consumo de comida basura entre los más pequeños) tuvo una buena acogida entre los usuarios de la cadena de comida rápida. Entre los títulos se encontraban ¿Cosas de la edad?, Una cama para Mimi, ¡Los colmos más graciosos!, Lucía Moñitos y Sipo y Nopo.

Burger King y Alfaguara ParaguayEn Gran Bretaña, en 2015,  McDonald’s tuvo una iniciativa similar al asociarse con The Roald Dahl Estate para distribuir en 14 millones de Cajitas Felices algunos libros con fragmentos de las obras más representativas del autor como Charlie y la fábrica de chocolate o Matilda.

Libros Roald Dahl McDonald´s

La actriz Emma Watson, Hermione Granger en Harry Potter, y Bella en La Bella y la Bestia, como lectora declarada, difundió su pasión por la literatura escondiendo libros por el metro de Londres. Se asoció al proyecto comunitario que fomenta la lectura, Books On The Underground.

Enma Watson

Son todas ellas, iniciativas para que la lectura alcance al mayor número de lectores de todas las edades y en cualquier parte del mundo.