Clausura del I Congreso Nacional de Neurociencia aplicada la Educación

El I Congreso Nacional de Neurociencia aplicada a la Educación, dirigido por Doña Violeta Miguel Pérez, directora del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa, fue clausurado el viernes 28 de abril.

Del 26 al 28 de abril se celebró en el teatro Amaya de Madrid el I Congreso Nacional de Neurociencia aplicada a la Educación. Durante las dos jornadas y media, los asistentes pudieron escuchar a ponentes de prestigio como Francisco Mora, Manuel Carreiras, Tomás Ortiz, Ignacio Morgado, Fernando Cuetos, Pilar Martín Lobo, José Ramón Alonso Peña, José Antonio Marina o José Ramón Alonso Peña.

El miércoles 26 de abril, el acto inaugural del Congreso fue realizado por D. José Luis Blanco López, director General de Evaluación y Cooperación Territorial.

Don Francisco Mora Teruel inauguró académicamente el Congreso con su ponencia ¿Qué es la neuroeducación? reflexionando sobre esos nuevos acontecimientos que miran positivamente hacia un futuro que nos habla de un cambio, iniciado ya, sobre cómo poder enseñar y aprender mejor y, desde luego, educar mejor. Señaló la importancia esencial de la emoción, la curiosidad, los mecanismos de la atención y los tiempos atencionales como ejes centrales para aprender, memorizar y adquirir conocimiento. Y también de las ventajas de aprender dos o tres idiomas y su relación con la reserva y las capacidades cognitivas. Finalmente, su exposición trató sobre los ritmos circadianos, la enseñanza de los valores y normas y de los neuromitos o falsas verdades sobre la enseñanza y el cerebro. Según Mora la emoción es esencial para captar el interés y la atención del que aprende.

Don Manuel Carreiras Valiña  se centró en el aprendizaje de segundas lenguas y en los biomarcadores para trastornos del aprendizaje como la dislexia en su ponencia Neurociencia, lenguaje y educación. Describió los resultados de investigaciones que está  llevando a cabo con su equipo en el BCBL con técnicas de neuroimagen para desentrañar los mecanismos cognitivos y las bases neurales de la adquisición de segundas lenguas y biomarcadores tempranos de la dislexia. Asimismo, abordó las posibles consecuencias de los resultados de estas investigaciones para la educación. Finalizó su ponencia  argumentando que una fecundación cruzada valiosa entre neurociencia y educación requiere poner límites a optimismos desmedidos, a neuromitos y a interpretaciones interesadas y exageradas de los datos empíricos.

Don Fernando Cuetos Vega inició la jornada del 27 de abril  con Neurociencia de la lectura. En esta conferencia describió cómo se van formando los mecanismos cognitivos y neurológicos que constituyen el sistema de procesamiento lector y presentó algunas directrices que, según esos conocimientos, pueden facilitar el aprendizaje de la lectura, tanto en los niños con desarrollo normal como en los que presentan dificultades lectoras. En concreto, desde esta perspectiva de la neurociencia trató algunos temas cruciales como el de los métodos de enseñanza de la lectura, las estrategias que se utilizan para mejorar la fluidez lectora o la eficacia de los programas de intervención que se aplican a los niños que presentan dificultades de lectura.

Doña Pilar Martín Lobo en su ponencia Altas capacidades explicó que las necesidades y características personales y neuropsicológicas de los alumnos con altas capacidades requieren una respuesta educativa acorde con los avances del conocimiento del cerebro y de sus implicaciones educativas. Afirmó que un alto nivel de inteligencia no garantiza el buen rendimiento escolar y en la actualidad se apuntan nuevos enfoques para la identificación y el diagnóstico, no solo del nivel de inteligencia, sino también de creatividad para un mejor conocimiento y orientación de los programas para el desarrollo del talento y del potencial.

Don Tomás Ortiz Alonso explicó el programa neuroeducativo HERVAT dentro de su ponencia ¿Qué aporta la Neurociencia a la educación? Respondió a la pregunta planteada en el título con la afirmación de que la Neurociencia aporta a la educación conocimientos sobre el funcionamiento cerebral, la neuroplasticidad y sus tiempos críticos de aprendizaje en el contexto escolar. El continuo cambio cerebral en su interacción con el medio ambiente, según la biología y la experiencia, determinará la estructura y funcionamiento cerebral. En educación, la estimulación sensorial activa el cerebro y los mecanismos cerebrales que procesan la información y permiten construir autopistas neuronales de aprendizaje. Los procesos cognitivos forman parte de una serie de redes subcórtico-corticales ampliamente distribuidas, interconectadas y solapadas entre sí. El programa neuroeducativo HERVAT se aplica diariamente cinco minutos antes de cada clase o programa de aprendizaje y consiste en ejercicios de Hidratación, Equilibrio, Respiración, Visión, Audición y Tacto. El objetivo es favorecer y hacer estables las conexiones neurofuncionales subcórtico-corticales implicadas en la atención mediante un programa estimular de los procesos sensoriomotrices básicos. La atención es el pilar fundamental del proceso de aprendizaje y, por consiguiente, de construcción de memorias. Y la sonrisa de Duchenne captó la de los asistentes.

Las mesas redondas vespertinas del miércoles y el jueves trataron, respectivamente, de las altas capacidades y experiencias educativas que aplican la neurociencia, en concreto, el programa neuroeducativo HERVAT. Gracias a los docentes de los CEIP Arco de la Sierra (El Molar); Rayuela (Villanueva del Pardillo); Ciudad de Columbia (Tres Cantos) y el IES José Luis Sampedro (Tres Cantos); a don Miguel Ángel Pérez Nieto, don Tomás Ortiz, doña Monserrat Expósito, don Diego Plaza, don José Luis Velasco y don Alberto Jiménez, entre otros ponentes,  se compartieron aplicaciones prácticas realizadas en las aulas con el alumnado.

En la última jornada, el viernes 28 de abril, Don José Ramón Alonso Peña argumentó en su ponencia Educación y plasticidad neuronal. ¿Qué nos dicen las Neurociencias sobre el proceso educativo? que el cerebro es el sustrato básico del aprendizaje y la memoria. Defendió la idea de que los datos de la investigación en Neurociencia deben ayudarnos a diseñar mejores métodos de enseñanza, currículos más ajustados y mejores políticas educativas. Debemos conseguir que el aprendizaje sea más útil, más creativo, más rápido, más intenso, más ameno, y cada vez tenemos más información sobre cómo hacerlo. La aplicación del método científico nos permite valorar la eficacia de pequeños cambios en el aula, mejorando los resultados de nuestros estudiantes. Señaló, del mismo modo, que la investigación neurocientífica nos permite desmontar alguno de los mitos persistentes sobre la actividad cerebral y restringir el campo para los promotores de actividades esotéricas, pseudociencias y supercherías, desgraciadamente frecuentes en algunas aulas.

Don José Antonio Marina Torres explicó en su ponencia, Objetivo: Generar talento, que más allá de la inteligencia cognitiva y de la inteligencia emocional, el nuevo modelo que está emergiendo de los descubrimientos neurocientíficos y que integra todos los demás es el de la inteligencia ejecutiva, la inteligencia en acción y para la acción. Talento es la inteligencia que elige bien las metas, maneja la información, gestiona las emociones y pone en práctica las virtudes de la acción necesarias para alcanzarlas, para ampliar su capacidad de acción y conseguir una mejora continua. Según Marina es un concepto valorativo. Una acción y no una capacidad. Es el acto de invertir bien la inteligencia. José Antonio Marina nos introdujo en conceptos fundamentales como el “nuevo inconsciente”, los “esquemas A-G”, o la plasticidad cerebral, y en ideas clave para el aprendizaje como son el entrenamiento y la formación de hábitos. Estudia además, el talento de las organizaciones y el de las sociedades. El modelo que defiende puede aplicarse a ambos.

La clausura académica del Congreso estuvo a cargo de don Ignacio Morgado Bernal con Diez sugerencias prácticas, avaladas por la neurociencia, para mejorar el aprendizaje y la memoria en cualquier nivel educativo. Morgado explicó cómo la actividad física, la alimentación y el sueño mejoran las condiciones cerebrales para aprender y formar memorias robustas y duraderas. Con ese mismo objetivo hizo referencia a una serie de métodos de aprendizaje activo, como el entrenamiento en memoria de trabajo, la reconstrucción sistemática y frecuente y de lo aprendido o la guía del estudio mediante preguntas y el examen oral, que han demostrado igualmente su eficacia para activar los mecanismos cerebrales que generan ese tipo de memorias y mejoran la educación en cualquier nivel de enseñanza.

Don Marcial Marín Hellín, Secretario de Estado de ducación, Formación Profesional y Universidades clausuró el I Congreso Nacional de Neurociencia aplicada a la Educación.

Desde leer.es y el CNIIE queremos agradecer a los ponentes y a los asistentes su presencia y aportaciones. Esperamos que el congreso haya iniciado una senda para seguir compartiendo conocimientos y experiencias, y sobre todo, que haya encendido la chispa de la emoción entre los docentes y estudiantes para enseñar y aprender.