Los robots y la literatura

La relación entre tecnología y sociedad tiene su origen en el pasado, en mitos, leyendas e historias en las que ya aparecen creaciones artificiales realizadas por humanos o por dioses, que recibirían más tarde el nombre de robot.

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick

El concepto de robot se ha relacionado con el de máquina computarizada, capaz de realizar tareas complejas propias del hombre. La creación del computador u ordenador se debe a la intervención de muchas personas, ideas y ámbitos como el de la electrónica, la mecánica, la lógica, el álgebra y la programación, entre otros. Si se tiene en cuenta que la computadora realiza cálculos, que en ella se realiza la entrada, procesamiento y salida de datos, el antecedente de la misma estaría en el ábaco, ya que este servía para calcular. Charles Babbage crea en 1822 la primera computadora mecánica y en 1939 Konrad Zuse, la primera computadora programable, que tuvo fines militares. Sin embargo, es al matemático Alan Turing a quien se atribuye la paternidad de la informática y de la inteligencia artificial por ser el creador de la máquina electromagnética que descifró el código nazi Enigma, hecho crucial para la victoria británica en la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente, la utilización de transistores y la invención del microchip permitieron la fabricación de máquinas de menos tamaño que las anteriores. Los robots son diseñados, construidos, estructurados, manufacturados y aplicados por la Robótica, que es una rama de la tecnología. El avance de esta última a lo largo del tiempo hace que la literatura y el cine tengan como eje central de su obra la figura de ese aparato artificial que asimila las acciones, los rasgos y aspecto humanos.

Libro Construyo ROBOTS

Libro Construyo ROBOTS

Si se echa la vista atrás, se pueden encontrar rastros que evidencian la presencia de estas creaciones en la literatura de ciencia ficción, sobre todo en la del siglo pasado. Pero ya en la mitología griega, en obras como la Ilíada de Homero, aparecen autómatas de oro, con inteligencia y capacidad para hablar, creados por el dios Hefesto para su servicio personal. En el siglo XVI se atribuye al rabino Judah Loew la creación del Golem, gigante de barro o de piedra que, “animado mediante combinaciones cabalísticas de las letras que configuraban el santo nombre de Dios, cobraba vida y movimiento, ejecutando toda clase de trabajos para Loew”. La leyenda relata cómo esta criatura, precursora del robot, salvó a los judíos de Praga de las persecuciones y de las acusaciones antisemíticas de la época. La necesidad del ser humano por inventar máquinas a su servicio también se puede encontrar en el cuento El hombre de arena de E.T.H Hoffman (1817) en el que una mujer mecánica, Olimpia, es la destinataria del amor del protagonista. En la primera mitad del siglo XIX, la escritora Mary Shelley escribió Frankenstein, criatura creada a partir de trozos de cadáveres como una máquina. Frankenstein  ha sido considerado por sus características como uno de los primeros robots de la literatura.

Imagen Portada R.U.R de Karel Čapek

R.U.R de Karel Čapek

A lo largo del tiempo, en la literatura y en el cine el robot ha ido buscando su “humanización” y conceptos como inteligencia artificial, ciberespacio, realidad virtual, ciborg, o realidad aumentada están presentes en los argumentos y guiones de estas artes y, desde hace años, en la vida misma, en la realidad cotidiana. La presencia de la robótica en la literatura se inicia con los escritores Karel Čapek con su obra ‘Rossum`s Universal Robots (RUR) e Isaac Asimov con Yo, robot. Este último estableció a través de sus cuentos y novelas las llamadas Tres Leyes de la Robótica:

  1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano, o, por medio de la inacción, permitir que un ser humano sea lesionado.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes recibidas por los seres humanos, excepto si estas entrasen en conflicto con la Primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no sea incompatible con la Primera y la Segunda Ley.
Imagen cartel portadas obras Asimov

Imagen portadas obras Asimov (Mercado libre de México)

En 1987, Asimov publica Los Robots del Amanecer, novela en la que añade una Cuarta Ley de la Robótica, la Ley Cero. En ella explica que la prioridad de un robot es proteger a la humanidad.

Arthur C. Clarke en su novela 2001: A Space Odyssey de 1968 diseña el HAL 9000, robot que carece de forma humana. Es una especie de lente circular con voz que gobierna la nave en la que viajan todos los personajes de la obra.

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick; El juego de Ender, de Orson Scott Card o Fahrenheit 451, de Ray Bradbury son algunos ejemplos más de la literatura “robótica” de referencia.

Desde hace unos años, la inteligencia artificial es capaz de crear obras literarias basándose en la forma de escribir de autores y autoras consagradas como Tolstoi, Jane Austen, Haruki Murakami, J. K Rowling, etc. Bajo el lema Por máquinas, para la gente, la revista literaria digital CuratedAL publica escritos, en prosa o en verso, creados y firmados por un programa informático. Este contiene algoritmos de aprendizaje automático que se entrenan con un conjunto de textos.

La luz solar se perdió en la ventana de cristal es el título del primer poemario que recoge 139 poemas escritos en su totalidad por el programa de inteligencia artificial, Microsoft Little Ice.

La editorial de Pekín Cheers Publishing publicó Shelley, Inteligencia Artificial que, en colaboración con el hombre, crea historias de terror colaborativas a través de Twitter.

WASP es el nombre de un robot que compone versos inspirándose en la lírica española de los Siglos de Oro. La finalidad de este software de inteligencia artificial, según su programador y creador, Pablo Gervás, es “entender la estructura de la poesía y estudiar el proceso creativo para facilitar el trabajo de los escritores”. PropperWryter, recordando al lingüista ruso Vladimir Propp, es capaz de crear historias, sin concebir la trama ni la idea, solamente la secuencia lógica.

 El ordenador Mexica ha escrito Mexica: 20 Years-20 Stories, primer libro de cuentos escritos por un ordenador. Esta antología contiene 20 relatos escritos en español e inglés en los que se describen situaciones ficticias que se basan en los aztecas y su cultura.

‘El día que un ordenador escribe una novela’ es la novela escrita por un ordenador y por varios ingenieros de la Universidad de Hakodate, que fue finalista en el concurso literario Nikkei Hoshi Shinichi.

Bajo el paraguas de la inteligencia artificial se recogen nombres como Wordsmith, aplicación que escribe artículos periodísticos, o el programa AlphaGo que derrotó a un ser humano en una partida de Go.

Los robots, sus funciones y su presencia en la sociedad ya no son solo la temática de la literatura de ficción.

Robots Star Wars

Robots Star Wars

Enlaces de interés: