En un lugar de Dublín…

Mi estancia se ha desarrollado en colegio público del extrarradio de Dublin. Conocer personas con otras costumbres, con otra forma de trabajar y de reflexionar sobre tu propia acción docente hace que esta experiencia  sea muy gratificante tanto a nivel personal como profesional.

 

En mi caso, estuve de observador en la clase de 6º grado. Al segundo día ya ayudaba en la tareas diarias al compañero: corrigiendo, dando apoyo a otros alumnos… Igualmente, fue interesante poder escaparme algunas horas a otras clases para poder comparar las metodologías usadas por varios profesores irlandeses.

 

Este colegio en concreto se suele trabajar por proyectos que interrelacionan contenidos de distintas áreas. Algunos de estas actividades se basaban en hacer esquemas conceptuales sobre cartulinas, uso libre de los tablets para localizar información, la construcción de diferentes materiales (estadios de fútbol, marca-páginas…).

 

Por otro lado, quiero destacar algunas actividades diferentes a las que en mi colegio se suelen hacer: natación una vez a la semana, la participación en un coro todo el colegio el mes de antes a la celebración de San Patrick, realización de yoga… Fundamental es el papel de las familias en este colegio, el AMPA que tienen allí se encarga de vender libros, de realizar los “Coffee Fridays” donde los padres que quieren pueden venir a tomar un café y a hablar en una zona habilitada, igualmente preparan actividades, teatros… y recaudan dinero para el colegio que luego se usa para adquirir todo tipo de materiales escolares.

 

Sin duda es una oportunidad para cualquier docente poder participar en experiencias como esta.