Importancia del trabajo, la familia y el ocio entre las alumnas que finalizan la educación obligatoria

La finalización de la educación obligatoria es un momento clave en el proceso de decisión vocacional, ya que las estudiantes tienen que elegir entre diferentes opciones educativas que irán reduciendo progresivamente su rango de posibilidades. De ahí que la orientación profesional sea una actividad necesaria en esta etapa educativa.

Sin embargo, los programas orientadores existentes en nuestro país tienden a conceder mucha importancia al trabajo a la hora de enseñar a tomar decisiones. Es decir, se crea un proceso a través del cual el alumnado debe seleccionar campos profesionales en los que les gustaría desarrollar su actividad en el futuro, olvidando que el rol de trabajador no se desarrolla en solitario, sino en combinación con otras facetas vitales como la maternidad/paternidad, la formación, la ciudadanía, etc.

Desde hace décadas, algunos modelos teóricos (Super, 1957) han insistido en que las personas conceden diferentes grados de importancia y compromiso a los distintos roles vitales, y que incluso estas atribuciones pueden cambiar a lo largo de la vida. En la sociedad actual nos vemos abocados a desempeñar múltiples roles y no es raro que las demandas, no siempre compatibles, de cada uno de ellos entren en conflicto y generen insatisfacción. Así, el conflicto de roles que ha sido más ampliamente estudiado es el existente entre el rol familiar (cuidado de la familia) y el rol laboral.

Pese a los avances en materia de igualdad, el cuidado de la familia sigue siendo en nuestro país una responsabilidad desempeñada mayoritariamente por las mujeres, lo que hace que estas puedan ser más proclives a experimentar el conflicto de roles.

Este estudio ha indagado en la importancia que las alumnas de 4º de ESO (y, por tanto, a punto de finalizar la educación obligatoria) conceden a diferentes roles vitales (familia, trabajo y ocio), a fin de identificar si existen diferentes perfiles que puedan condicionar sus futuros proyectos educativos, vitales y profesionales.

La realización de un análisis cluster y los posteriores contrastes mediante ANOVA, nos han permitido identificar tres grupos de alumnas:

  • Un primer grupo, en el que se clasifican casi la mitad de las participantes, muestra un perfil dual, es decir, conceden mucha importancia tanto al trabajo como a la familia y dejan en un segundo plano su ocio personal.
  • Un segundo grupo de alumnas prioriza el trabajo y el ocio, concediendo menor importancia a la familia. Curiosamente, estas alumnas son las que presentan mejores calificaciones escolares.
  • Un tercer grupo, bastante minoritario, de estudiantes muestra mayor preocupación por la familia y la maternidad, concediendo menor importancia a los roles de trabajo y ocio.

Estos resultados nos llevan a plantear que los programas de orientación profesional deberían incluir actividades que ayuden a que las estudiantes planifiquen su proyecto de vida no solo desde la elección de un trabajo sino en el más complejo contexto de otros roles vitales. También nos llevan a identificar la necesidad de potenciar actitudes más positivas respecto al ocio en las chicas, ya que, como se ha indicado, la mayoría de ellas, tienden a considerar este rol como algo prescindible, que se puede sacrificar en pro del trabajo y la familia.

M.ª Teresa Padilla-Carmona

Universidad de Sevilla. Facultad de Ciencias de la Educación. Departamento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación. Sevilla, España

Artículo completo en el nº 361 de Revista de Educaciónhttp://www.mecd.gob.es/revista-de-educacion/numeros-revista-educacion/numeros-anteriores/2013/re361/re361_19.html

Imagen de cabecera  “El bolígrafo nos ve”. Autor:Fernando Guirado Fernández. Fuente: FotCiencia2010