¿Cómo cambiaron los ciudadanos la agenda de la educación?

La última medida del éxito en la educación no es si los jóvenes van a la escuela, sino si ellos aprenden. Y crear un sistema en el que se valora el aprendizaje requiere averiguar lo que los alumnos están aprendiendo y concienciar de ello. Fueron estos dos principios los que inspiraron a la organización Pratham en la India para movilizar y capacitar a voluntarios para llevar a cabo encuestas de aprendizaje en los hogares de los alumnos. Desde 2005, el Informe del Estado Anual de Educación de Pratham (ASER, que significa “impacto”), ha proporcionado estimaciones de las competencias de lectura y matemáticas – los bloques de construcción fundamentales de las competencias más avanzadas- de los estudiantes de seis a dieciséis años de edad en cada distrito rural, agregadas para cada estado y para la India en su conjunto. Es más, los esfuerzos pioneros de Pratham han inspirado esfuerzos de evaluación similares en otros nueve países del mundo en vías de desarrollo. Esto es un movimiento creciente sobre el cual, Ruth Levine, y yo hemos escrito antes.

La Fundación Hewlett ha apoyado las evaluaciones dirigidas a los ciudadanos desde los primeros días de nuestra iniciativa Calidad de la Educación en los Países en Vías de Desarrollo– parte esencial de nuestra estrategia para colocar el aprendizaje en el centro de la definición del éxito en la educación. Al involucrar a los ciudadanos en una evaluación lo suficientemente simple para ser comprendida por las familias, surge una imagen ampliamente compartida de progreso en la mejora de la educación, desde el hogar hasta el nivel nacional. Este proceso ha promovido la transparencia, la responsabilidad, y la participación en la educación que se encuentra en el corazón de nuestra siguiente fase de trabajo en la educación internacional.

Dada la centralidad de este trabajo en nuestras estrategias pasadas y futuras, la fundación encargó un estudio para comprender mejor el grado en el que las evaluaciones dirigidas a los ciudadanos han tenido éxito en sus objetivos. ¿Han logrado estas evaluaciones construir conciencia de la crisis de aprendizaje? ¿Se han traducido las evaluaciones en acciones significativas que aseguren que más niños dominen las competencias básicas que necesitan para tenBringing Learning to Lighter éxito en la escuela y más tarde en la vida?

El informe completo sobre los resultados de dicha evaluación, realizada por Resultados para el Desarrollo, es digno de una lectura -tanto por aquellos que dedican sus esfuerzos para mejorar el aprendizaje como por los que están interesados en el aprovechamiento de los datos y de involucrar a los ciudadanos para mejorar la responsabilidad del gobierno.

Mis conclusiones sobre la evaluación son:

1. Gracias a las evaluaciones dirigidas a los ciudadanos, los debates educativos se centran en el aprendizaje. Las evaluaciones dirigidas a los ciudadanos no son los primeros esfuerzos para medir el aprendizaje. Son, sin embargo, los primeros esfuerzos para medir las competencias fundamentales de lectura y matemáticas de forma independiente y a gran escala. Antes de que ASER llegase, la comunidad mundial no sabía cómo muchos alumnos estaban fallando a la hora de aprender las competencias más básicas. Sorprendentemente los malos resultados – como por ejemplo, el hecho de que la mitad de estudiantes de quinto grado de la India no son capaces de leer- demostraron que los retos en el aprendizaje son altos y comienzan temprano. Esta llamada de atención contribuyó a un cambio en el discurso tanto dentro de los países como internacionalmente.

En Kenia, por ejemplo, el último plan del sector educativo cita los resultados de la evaluación Uwezo e incluye un énfasis central en la mejora de los resultados del aprendizaje. A nivel mundial, las deliberaciones sobre el establecimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible se dirigen hacia una meta para la educación que se centra en garantizar la educación inclusiva de calidad y equitativa y el aprendizaje permanente para todos. Las evaluaciones dirigidas a los ciudadanaos están cambiando el debate acerca de la educación.

2. Las evaluaciones de los ciudadanos dan algunas pistas de qué y cómo supervisar los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Las evaluaciones de los ciudadanos no sólo han ayudado a dar forma a cuáles son los objetivos del Desarrollo Sostenible, sino que también han proporcionado ideas de cómo deben ser supervisados esos objetivos. A continuación se exponen tres puntos importantes:

Primero, centrándonos en asegurar que los alumnos están dominando habilidades fundamentales y lo hacen al inicio de su educación. Si seguimos dejando a los niños atrás en la adquisición de estas habilidades, no tendrán las oportunidades de desarrollar capacidades de aprendizaje más profundas que resultan fundamentales para sus oportunidades en la vida.

Segundo, los resultados de la evaluación muestras que los ciudadanos pueden ser veraces recolectores de datos.

La ciudadanía puede jugar un papel central en la supervisión de si sus gobiernos están haciendo progresos en sus objetivos de desarrollo.

La tercera y última idea es que las evaluaciones del aprendizaje se pueden hacer de manera significativa y asequible. Simples evaluaciones nos pueden proporcionar estimaciones fiables de habilidades que son importantes – y revelan si los objetivos de inclusión y equidad se están cumpliendo mejor que aquellas evaluaciones que no logran comprender a los alumnos que abandonan las escuela, que asisten irregularmente, y/o asisten a escuelas informales. Y lo hacen en una fracción del coste de otras evaluaciones, proporcionando un modelo claro de la clase de mecanismos significativos y asequibles que serán necesarios para los nuevos Objetivos del Desarrollo Sostenibles.

3. Existen varias vías a explorar para las evaluaciones ciudadanas que pueden ayudar a profundizar su impacto e influencia. Aunque las evaluaciones ciudadanas han tenido una enorme influencia en el debate sobre la educación, no han dado lugar a una acción generalizada y eficaz para la mejora del aprendizaje. La evaluación proporciona una hoja de ruta de cómo los esfuerzos de las evaluaciones pueden intensificar su impacto en los próximos años. Recomendaciones para mejorar la calidad, incluyendo la comparabilidad de los resultados a través del tiempo y las lenguas, ya se han llevado a cabo.

Experimentos para ampliar las funciones de los voluntarios y las organizaciones asociadas para tratar de estimular más eficazmente las acciones de los ciudadanos y los gobiernos para mejorar el aprendizaje están también en marcha. Esto puede impulsar la responsabilidad social para beneficiar no sólo a las crecientes evaluaciones ciudadanas, sino también el amplio campo de la transparencia y la rendición de cuentas.

Las evaluaciones dirigidas a ciudadanos han logrado enormes progresos para situar el aprendizaje en el centro de la educación. Los resultados de esta evaluación están bien programados para ayudar a informar a la nueva, actual y creciente Red de Acción Popular para el Aprendizaje (People’s Action for Learning Network) – que proporciona una plataforma de organizaciones para aprender unas de otras y recurrir a recursos comunes y experiencias para mejorar en el tiempo, y promover organizaciones que estén interesadas en trabajar en proyectos similares y avanzar hacia un progreso aún mayor.

 

Dana Schmidt. The Hewlett Foundation Blog.

Nota: Esta entrada es una traducción al español de Alejandra Masa López y Ana Aznar Castillo, del INEE, basada en la versión original en Inglés disponible en este enlace.

Para más información…

Te puede interesar…