La escuela en tiempos de redes: documento por una educación conectada

No ha habido época que no se haya sentido “moderna” en un sentido excéntrico, y que no haya creído encontrarse ante un abismo inminente. La conciencia desesperada y lúcida de hallarse en medio de una crisis decisiva es algo crónico en la humanidad. Todo tiempo aparece ante sí mismo como tiempo inexorablemente nuevo.

Libro de los Pasajes (Walter Benjamin)

No cabe duda de que nos encontramos en un momento de histórica transformación en numerosos ámbitos de nuestra vida. Y que, de una manera u otra, nos sentimos, como señala Benjamin, ante un abismo inminente y en medio de una crisis que parece definitiva. Somos los protagonistas privilegiados de una transformación caracterizada por lo digital, la globalización, la conectividad ubicua y el cambio social y tecnológico continuo y acelerado. Transformación especialmente relevante en el ámbito de la producción, la gestión y la difusión del conocimiento y, por tanto, de gran impacto en una sociedad como la nuestra basada en el uso intensivo de éste. Una transformación que se revela determinante y de creciente importancia, por tanto, en los procesos de acceso y adquisición del mismo, en los procesos de aprendizaje.

En los últimos años, hemos asistido a la irrupción de nuevas formas de crear y trabajar juntos. La Red se ha convertido en un espacio de encuentro entre personas con diferentes tradiciones y sensibilidades y en un espacio de serendipia y descubrimientos azarosos impulsados por la cultura de lo abierto y la colaboración. Un espacio de ensamblaje y creación, posible gracias a las múltiples y no previstas conexiones que se dan entre personas, objetos y saberes provenientes de diferentes tradiciones, sensibilidades y trayectorias.

Parece haber un consenso cada vez mayor sobre la necesidad de revisar, adaptar y transformar todos los procesos de aprendizaje, ya sean estos formales, informales, educación reglada y obligatoria, formación continua profesional, autoaprendizaje o aprendizaje amateur. La educación ha dejado de ser una etapa de la vida para ser algo necesario a lo largo de la vida. Aprender hoy tiene que ver con comprender los valores de la cultura digital en la que vivimos, participar de manera proactiva en el propio proceso de aprendizaje, desarrollar un aprendizaje conectado, situado y contextualizado, crear redes de aprendizaje, compartir prácticas y experiencias, entender y manejar el aprendizaje colaborativo, desarrollar la capacidad de autonomía en el aprendizaje, fijarse metas y objetivos y tener espíritu crítico para seleccionar las fuentes del aprendizaje.

Y aunque no cabe duda de que en este cambio la tecnología tiene y tendrá un papel fundamental, el rol protagonista lo desempeñarán las personas. Porque por muy importante y determinante que ésta haya sido la educación nunca ha sido una cuestión de tecnología. El aprendizaje ha sido y siempre será una actividad esencialmente social. La transformación digital no ha hecho más que amplificar nuestro carácter social. Ser más digitales significa ser más sociales. La tecnología nos humaniza y aplicada al ámbito de la educación sitúa en el lugar central del proceso a las personas.

De lo que estamos hablando es de un aprendizaje centrado en los alumnos, personalizado pero colectivo, y donde el profesor, con roles diversos y cambiantes, debe desempeñar un papel crítico. De lo que estamos hablando es de repensar el cómo, el dónde, el qué y de quién aprendemos. Hablamos de una actividad sujeta a valores, situada, local y fuertemente influida por los contextos donde se desarrolla. Hablamos de un aprendizaje caracterizado por la conexión entre personas que aprenden juntas. Hablamos de aprender de otros y con otros, de un aprendizaje impulsado por el interés personal, académicamente orientado y soportado cada vez más entre pares. Una actividad que no debe perder nunca de vista su alto impacto social y por tanto no debe dejar nunca de salvaguardar los valores primordiales de la equidad, la accesibilidad y la responsabilidad social.

El siguiente documento (pdf) recoge los posts escritos por los ponentes del curso Educación conectada: la escuela en tiempos de redes a modo de introducción a sus sesiones. Constituyen un breve recorrido por cuatro de los principales ámbitos relacionados con la educación donde el impacto de Internet y de la redes sociales está siendo más importante y transformador: 1. el aprendizaje en red y en la Red; 2. el aprender a vivir y convivir en la red y con las redes; 3. el trabajo en red y el desarrollo de competencias claves para el siglo XXI; y por último, 4. la transformación producida por la Red y las redes en el ámbito de la comunicación educativa.

También disponible en: http://es.calameo.com/read/002373304d9e823c227b2

Todos los materiales del curso (presentaciones, lecturas recomendadas, vídeos y documentos de apoyo) están y estarán disponibles en el espacio en red creado por el Instituto Nacional de Tecnologías y Formación del Profesorado. Tanto los ponentes como gran parte de los profesores asistentes están en la lista de twitter del curso que cuenta a su vez con el hashtag propio #REDucación y uno general compartido con el resto de cursos de verano para profesorado #MECD_UIMP13. Por último, el curso dispone de grupo colectivo y abierto de Diigo: Educación Conectada  donde se recogen enlaces relacionados con el tema educación y redes sociales.

Autor: Carlos Magro

Imagen: http://www.ameshistoricalsociety.org/exhibits/crawford/4.htm