Una nueva arquitectura para el aprendizaje

La evolución de las TIC en los últimos diez años ha sido extraordinaria. De una parte, la aparición en los últimos años de dispositivos móviles como smartphones, lectores de libros y tabletas digitales, y el desarrollo de las redes móviles de transmisión de datos, que nos permiten estar conectados en cualquier momento y en cualquier lugar, y por otra el gran desarrollo obtenido por las aplicaciones web 2.0, las aplicaciones para dispositivos móviles y las redes sociales, han abierto un sinfín de nuevas posibilidades de aplicación de las TIC en la educación.

El aprendizaje ya no se circunscribe únicamente al aula

Estos avances nos permiten acceder en cualquier tiempo y lugar a la búsqueda de información y a la utilización de herramientas para ordenarla, reelaborarla y compartirla con otros en tiempo real a través de la red. El aprendizaje ya no se circunscribe únicamente al aula, ya sea “física” o “virtual”, la biblioteca o la sala de estudio, y a los libros de texto y materiales aportados por el profesor. Además de aprender de esta forma que podemos denominar “clásica” o “formal”, podemos aprender de un modo que podemos denominar “no formal” mediante la interacción con otros, la búsqueda de información, el acceso a información presentada de forma multimedia, el visionado de vídeos en línea, la utilización de simulaciones y “serious games”, laboratorios virtuales, etc.

En el terreno del e-learning estos avances tecnológicos suponen un cambio de enfoque muy importante, pues permiten evolucionar desde modelos muy centrados en los contenidos, circunscritos a sistemas de gestión del aprendizaje (LMS o VLE),  hacia sistemas más abiertos que permitan tanto la interacción con diferentes servicios web y redes sociales que aportan experiencias de aprendizaje, como el registro de la actividad de los aprendices en estos ámbitos no formales. Podemos hablar de una nueva arquitectura del aprendizaje, que ha de estar abierta para satisfacer las necesidades de este nuevo paradigma que podemos denominar “aprendizaje conectado”, y que debe caracterizarse por:

  • Agilidad: para permitir una rápida integración y despliegue de nuevas tecnologías y aplicaciones.
  • Flexibilidad: para que los diseñadores instruccionales puedan disponer de un amplio catálogo de aplicaciones y servicios que soporte mejor sus objetivos pedagógicos, y para que profesores y alumnos puedan acudir a recursos y aplicaciones alternativas que faciliten su aprendizaje.
  • Personalización: para permitir a diseñadores instruccionales, profesores y, en su caso, alumnos, utilizar diversos conjuntos de aplicaciones, herramientas y servicios.

Por otra parte, esta nueva arquitectura del aprendizaje plantea la posibilidad de realizar lo que se conoce como “Learning Analytics”(LA) que se puede definir como “la medición, recopilación, análisis y presentación de datos sobre los estudiantes y sus contextos, a los efectos de comprensión y optimización del aprendizaje y de los entornos en que se produce”.

architecture_learning

Tomado de http://www.educause.edu/ero/article/new-architecture-learning

Esta nueva arquitectura del aprendizaje, requiere la adopción de especificaciones y estándares abiertos que permitan todas estas interacciones entre aplicaciones, herramientas y servicios.

Por una parte, dado que estos nuevos servicios y herramientas se fundamentan en la web, ha sido necesario desarrollar una evolución del estándar HTML para adaptarse a los nuevos avances tecnológicos, de modo que, entre otras mejoras, pueda utilizarse en dispositivos móviles. Esta evolución ha llevado a la aparición de HTML5 que presenta importantes novedades y abre un abanico de nuevas posibilidades en la web. Algunas de las novedades más significativas son:

  • Nuevos elementos que mejoran la estructura de la web facilitando el desarrollo de la web semántica.
  • Nuevas etiquetas que permiten insertar vídeo, audio, gráficos vectoriales y animaciones, prescindiendo de la mayoría de los pug-in que se venían utilizando hasta ahora, evitando por tanto la necesidad de actualizaciones constantes.
  • Nuevas APIs que permiten cosas como trabajar offline y la geolocalización del cliente si el equipo lo permite, entre otras.

Por otra parte, las especificaciones de empaquetamiento de objetos de aprendizaje (OA) más utilizadas hasta ahora en e-learning (SCORM 1.2, SCORM 2004 e IMS CP), no permiten la interacción con servicios web ajenos al LMS, por lo que se ha hecho necesaria una evolución de las mismas con el fin de abrirse a las nuevas posibilidades tecnológicas. Los nuevos desarrollos de estas especificaciones son: TIN CAN (también conocida como Experience API o xAPI), desarrollada por ADL y Rustici Software, que está considerada como un nueva generación de SCORM, e IMS CC creada por el consorcio IMS Global como evolución de IMS CP.

Imagen de Fernando Santamaría
http://www.flickr.com/photos/30938653@N00/1803024421/ (Licencia CC by-nc-sa)