Ángela Ruiz Robles y la invención del libro mecánico

Esta pedagoga leonesa afincada en Ferrol inventó el primer prototipo de libro digital para facilitar la enseñanza a sus alumnos y aligerar la carga de libros. La Enciclopedia mecánica incorporaba sonidos, un gran número de gráficos, auto-iluminación, la posibilidad de escribir al propio lector, enlaces textuales, información multimodal y contenidos actualizados.

Enciclopedia mecánica

Hasta ahora se ha venido considerando que el inventor del libro electrónico o e-book había sido el norteamericano Michael Hart en 1971. No obstante, en 1949, la maestra ferrolana Ángela Ruiz Robles (1895-1975) inscribió la patente nº 190.698, en la Oficina Española de Patentes y Marcas, de un procedimiento mecánico, eléctrico y a presión de aire para lectura de libros. Con la idea de aligerar el peso de las carteras de los niños, Ruiz Robles ideó un artefacto compuesto por una serie de cintas de texto e ilustraciones que iban pasando con carretes, todo bajo una lámina transparente e irrompible, con cristal de aumento, y dotado de luz para leer en la oscuridad, además de incorporar sonido con las explicaciones de cada tema.

Actualmente la Enciclopedia Mecánica, construida con bronce, madera, zinc, madera y papel, se encuentra expuesta de forma permanente en el Museo de Ciencia y Tecnología de La Coruña. Se puede ver cómo funcionaba en esta animación interactiva de la Fundación Telefónica.

Biografía

Ángela estudió en la Escuela de Magisterio de León, donde impartió sus primeras clases de taquigrafía, mecanografía y contabilidad mercantil entre 1915 y 1916.

En 1918 obtuvo la plaza de maestra en Santa Eugenia de Mandia, una aldea próxima a Ferrol. Estuvo allí hasta 1928.​ El 18 de diciembre de 1925, recibió «una distinción especial por sus indiscutibles méritos en agradecimiento a su dedicación y la atención desinteresada» promovida por sus convecinos. También realizó una importante labor en la Escuela Nacional de Niñas del Hospicio y en la Escuela Obrera gratuita. Posteriormente enseñó taquigrafía, ortografía, gramática y mecanografía en el Colegio Ibáñez Martín, donde fue directora desde 1959 hasta su jubilación.

Entre 1938 y 1946 escribió, dio conferencias y editó la mayor parte de su obra científica, un total de dieciséis libros. A pesar de ser mujer y tener tres hijos en aquella época, dedicó parte de su vida a mejorar la enseñanza de los más pequeños a través de una serie de publicaciones didácticas y varios inventos tecnológicos de gran originalidad.

Ángela y la invención del libro mecánico

En la sede de Publicaciones del MECD está disponible un libro que recoge un conjunto de estudios y reflexiones sobre Ángela Ruiz Robles, una figura que desgraciadamente es poco conocida. Esta inventora anticipó con sus proyectos las prestaciones y diseño de los soportes de lectura actuales. Su principal deseo era facilitar el aprendizaje a los estudiantes que tuvieron la oportunidad de beneficiarse de su magisterio. Dicha aspiración, unida a su afán por educar de una manera menos tradicional y más interactiva y a su inusual comprensión del lenguaje del futuro, propiciaron que, en los difíciles años inmediatamente posteriores a la Guerra Civil española, fuera capaz de idear y llevar a la práctica un prototipo de «libro mecánico» estrechamente emparentado con los actuales soportes electrónicos de lectura. En esta obra se pretende situar en el lugar que merecen los innovadores trabajos de Ángela Ruiz Robles, abordándolos desde diferentes puntos de vista, que van desde el carácter pedagógico hasta el sociológico y tecnológico, sin dejar de lado la semblanza personal de la autora. En la publicación se integran las patentes de 1949 y 1962 que Ángela Ruiz Robles presentó de su procedimiento mecánico, eléctrico y a presión de aire para la lectura de libros y de la enciclopedia mecánica.

Es intención del Ayuntamiento de Madrid que Ángela Ruiz Robles tenga una calle en Madrid.


Fuentes bibliográficas: