¡Encendida la antorcha de la 4ª edición de “Enseñar y evaluar la competencia digital”!

¡Da vida y vivacidad a esos nobles juegos!

Lanza coronas de laureles inmarchitables.

¡A los vencedores en la carrera y en la lucha¡

¡Crea en nuestros pechos, corazones de acero!

En las llanuras, montañas y mares brillan con ustedes

en un matiz rosado y forman un gran templo

donde todas las naciones se reúnen para adorarte,

¡Oh espíritu inmortal de las Olimpiadas!  (*)

Bienvenidas y bienvenidos a estos cuartos nobles juegos de “Enseñar y evaluar la competencia digital”. La antorcha del curso se encendió el pasado 21 de febrero y diversas banderas de todo el mundo se izaron al ritmo de los tambores, las trompetas y la ovación del público.

Desde entonces no han dejado de sucederse pruebas en las que la victoria ha reinado. Al igual que en los juegos olímpicos, estas semanas nos permitirán crecer y superarnos día a día, pero con una salvedad: en este MOOC todas y cada una de las personas que participan vencen; no hay derrotados y vencidos, no hay oro, plata y bronce.

Hablamos de aprendizaje, de emoción, de superación. Hablamos de  cooperación digital, y las diferencias no quedan aquí. Es cierto que no hay que luchar con compatriotas para participar en estas olimpiadas, y que inscribirse en el curso resulta posible para quien quiera hacerlo (durante todo el curso). Ahora, una vez te decidas a dar el primer paso que marcará tu camino, comienzan las primeras pruebas.

Sirva como pistoletazo de salida la reflexión acerca de cuestiones tales como: ¿Qué entiendo por ciudadanía digital? ¿Qué sé sobre el significado de ser ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital? ¿Qué pienso acerca de cuál es el modelo educativo más apropiado para la formación de este tipo de ciudadanía?

Y la respuesta ha sido inmejorable. Lourdes C.M. comparte la siguiente reflexión en su blog:

“Por ello, es fundamental enseñar a los ciudadanos del Siglo XXI a tener cultura digital, que no consiste únicamente en desenvolverse por la red o saber usar mil y una herramientas Web 2.0, sino en saber usarlas para construir un futuro mejor para todos los ciudadanos del mundo”.

Lo anterior es compartido también por José Carlos Cabrera, que añade que ciudadano digital tiene que ser también: “aquel que sabe proteger su intimidad, tiene espíritu critico e intenta influir en los cambios de un sociedad que está en continua transformación”.

Sandra Ibáñez por su parte, entiende además al ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital “como una persona que es capaz de resolver un problema o enfrentarse a un reto haciendo un uso adecuado de los medios digitales a su alcance”.

También se han compartido reflexiones en la herramienta Padlet como la de Carlos Godoy (atención, que se ha animado incluso a crear un vídeo sintetizando 9 elementos de la Ciudadanía Digital). Incluso ha habido quien se ha animado a compartir referencias sobre las que seguir investigando, como Martín en Facebook.

Otra de las pruebas propuestas ha sido “Homo Digitalis”, el objetivo era ser capaces de expresar en una imagen la concepción personal del “Homo Digitalis”. Los recursos compartidos han sido tan variados como lo son las visiones y aportes, reflejo de lo enriquecedoras que pueden ser las comunidades de aprendizaje. Puedes descubrir las imágenes tanto el tablero del curso en Pinterest como en este vídeo que recoge gran parte de los compartidos:

Estos primeros días también han dado lugar a conocer potentes recursos que muy amablemente os habéis animado a compartir. Entre ellos esta infografía que Santiago Álvarez publicaba en el grupo de Facebook. Por supuesto, la modalidad Twittera en su etiqueta #CDigital_INTEF no se ha quedado atrás… y si no descubre esta publicación, que Mario JiménezMiguel Barrera han coincidido en compartir: “El mundo más allá de las redes”. La verdad es que después de leerlo, resulta casi inevitable cuestionarse lo planteado por el autor, ¿Podemos llegar a desconectarnos de nosotros mismos si no somos capaces de desconectar de la red puntualmente?

¡Que no cunda el pánico, que siga viva esa antorcha! Si realmente se quieren desarrollar las competencias digitales, un paso imprescincidible consistirá en ser conscientes de los riesgos y aprender a gestionarlos. Y en ese camino nos encontramos.

Sigamos avanzando, conociendo la compañia de esta aventura (que no contrincantes) e interaccionando. Hechas las presentaciones, continuemos calentando para nuestro particular salto de altura, que se elevará varios centrímetros coinciendo con el comienzo de la segunda semana.

¡Ánimo y gracias por formar parte de estas particulares olimpiadas digitales!

El equipo de dinamización del curso: Chema, Jesús y Azahara.

(*) Texto extraído de la versión libre del himo olímpico recogido en Wikipedia.

Imagen de cabecera: Pexels. Pixabay. CC0 Public Domain