Archivo de la categoría BYOD

La dictadura de las editoriales

Este mes he comenzado a impartir un curso sobre el uso de tabletas en el aula de infantil y primaria. Es emocionante ver cómo algunos centros integran estos dispositivos en su labor docente. Algunos de ellos amparados por una importante partida presupuestaria y usando tabletas de última generación costeadas por sus adineradas familias. Pero también los hay públicos que están haciendo una labor excelente. Es el caso del CEIP Virgen de los Desamparados de la pedanía de Orihuela, en donde estoy desarrollando mi curso y en donde el empeño de su equipo docente ha conseguido que desde hace un par de años se estén integrando las tabletas de manera lo más natural posible, usando el modelo BYOD.
Muchas son las razones que aconsejan comenzar a usar tabletas en las escuelas. Esta misma mañana, mientras llevaba a las nenas al cole he evidenciado una de ellas. Mis hijas, por suerte, todavía van a infantil. Y digo “por suerte” porque al pasar por el patio, este es el aspecto que tenía la fila de una clase de quinto.

Me ha impresionado ver a los niños de quinto, todos con esas maletas, que no pasarían el filtro de equipaje de mano en Ryanair, repletas de libros de texto. ¿Qué será eso tan importante y tan extenso que deben aprenderse los niños de texto que ocupa tanto espacio? Desde luego, el peso y el espacio es una de las razones que aconsejan el abandono del libro de texto tradicional y el uso de materiales digitales. Pero no es el único argumento, y me atrevería a decir que ni siquiera es el más importante. La principal razón por la que los docentes debemos valernos de la tecnología en nuestras clases es para acompañar un cambio metodológico necesario para el alumnado. La distribución espacial, la estructura de nuestras aulas, las exigencias a nuestros alumnos y alumnas estaban plenamente justificadas en el siglo XVIII, cuando la revolución industrial introdujo una nueva realidad en la sociedad. Pero hoy en día aquél modelo está obsoleto y contexto parece indicar que las necesidades de la sociedad han cambiado. Debemos ser capaces, pues, de cambiar la metodología para facilitar a los niños y niñas el acceso a redes de aprendizaje, creando proyectos propios, dándole la vuelta a las clases, o como mejor nos vayamos a sentir. Y para ello, las tecnologías son un buen compañero de viaje.


Foto de cabecera: “Schulknabe mit iPad, after Albert Anker” de Mike Licht

BYOD – Regulación Interna en un Centro Educativo


En esta entrada del blog quiero reflexionar sobre el hecho de utilizar dispositivos móviles en los centro escolares y sugerir un decálogo de aspectos a tener en cuenta para un uso adecuado.

Para ello quiero basarme en el documento publicado por Edutopia y titulado Dispositivos Móviles para el Aprendizaje, lo que usted necesita saber en el que, entre otras cosas, se habla de los resultados de diferentes estudios acerca del uso de tecnología móvil en los centros educativos de los EEUU.

Como ya he comentado con anterioridad en algún post todavía hay mucha reticencia al uso de dispositivos móviles en las aulas sin embargo los estudios mencionados en el documento arriba mencionado revelan que los alumnos que utilizan dispositivos móviles (y redes sociales) muestran una mayor responsabilidad por su aprendizaje y desarrollan capacidades de trabajo más colaborativo.

Es un hecho que la sociedad está viviendo un desdoble de los actos sociales en la virtualidad y que cada vez más tomamos parte de una sociedad aumentada

Es un hecho que “el gran potencial de los teléfonos móviles es que son actualmente el principal portal de comunicación social” dice dice Mimi Ito, antropóloga cultural de los departamentos de antropología e informática de la Universidad de California en Irvine y titular de la cátedra de Medios Digitales y Aprendizaje de la John D. and Catherine T. MacArthur Foundation.

Es un hecho que los alumnos que tenemos hoy en día escriben y leen más de lo que hacíamos nosotros cuando estábamos en su misma edad escolar y no nos conectábamos a las redes sociales después de terminar los deberes del cole.

Sin embargo también es un hecho que el sistema educativo actual no sabe muy bien cómo hacer para llevar ésto a cabo, bien por miedo a lo desconocido, bien por falta de recursos.

Respecto a la falta de recursos se plantea como una alternativa viable la política del BYOD (bring your own device) o del BYOT (bring your own techonology) ya que la gran mayoría de alumnado de secundaria, por ejemplo, posee un terminal móvil con conexión o tableta y se puede contemplar la opción de que lo traigan al centro como parte de su material escolar.

Y en lo relativo al miedo a lo desconocido creo que, Dolors Reig lo deja muy claro en su publicación Jóvenes en la Era de la Hiperconectividad, el cambio es inexorable; podemos aprovecharlo o sufrirlo, es decir debemos aprovechar las ventajas que nos ofrecen las tecnologías y los dispositivos móviles (desde la motivación del alumnado a la potenciación del trabajo colaborativo y otras competencias personales) y utilizar las mismas herramientas que utiliza nuestro alumnado y participar también de la gran conversación en los diferentes momentos de la enseñanza y del aprendizaje.

Además estoy muy de acuerdo también con Ito cuando señala que los adultos tendemos a considerar [los dispositivos móviles] como una distracción en el aprendizaje debido a que no estamos tomando parte [en formalizar el proceso]. Es un poco el problema del huevo o la gallina. Los adultos no están participando en dar forma a la clase de influencia que estos dispositivos [podrían tener].

Por ello opino que como profesionales de la enseñanza que somos deberemos reflexionar y regular ciertos aspectos y que tendremos que enseñar a nuestro alumnado conceptos que posiblemente primero tengamos que aprender nosotros como usuarios de la red (ciudadanía virtual, identidad digital, respeto a las reglas de la netiqueta, saber cuándo desconectar…etc.) pero, como dice la sabiduría popular, es un tema de renovarse o morir.


Como consecuencia y para esbozar un primer estadio de una regulación interna propongo los siguientes aspectos a tener en cuenta al usar dispositivos móviles en un centro educativo:


NORMAS DE COMUNICACIÓN EN EL CENTRO

Es mi intención hacer un post realista, útil y adaptado a la realidad de mi centro educativo (ed. infantil y primaria), en el que los móviles personales de los alumnos están prohibidos, y por el momento, el uso de tablets personales en el centro es inviable.
Es por eso, que este plan de comunicación interna, se basa en la utilización de tablets propiedad del centro escolar. 

 NORMAS:

– Se prohíbe realizar fotografías o filmaciones a ningún miembro de la comunidad educativa para un fin que no sea la realización del trabajo que en cada momento se esté desarrollando.
– Se utilizarán las tablets exclusivamente para trabajar con las aplicaciones que cada profesor estime oportunas y para buscar información en internet. Nunca para chatear en redes sociales.
–   Los comentarios publicados en webs y blogs deberán ser previamente revisados por el autor/a o responsable de la página, para evitar comentarios fuera de lugar o irrespetuosos.
–  La publicación de imágenes o datos personales de alumnado o profesorado en la web o blog de aula, no se hará sin previa autorización.
–  El centro educativo tendrá el deber de orientar, educar y acordar con el alumnado un uso responsable de Internet y las redes sociales, en aspectos tales como tiempos de utilización, páginas que no se deben visitar o información que no deben proporcionar, con el objetivo de protegerles de mensajes y situaciones perjudiciales. 

Guía básica para expandir el aula, comunicándonos en red y usando nuestro propio dispositivo móvil

Algunas pinceladas sobre consideraciones que debemos tener en cuenta para comenzar a expandir el aula fuera de las paredes físicas y aprovechar la tecnología que los alumnos/as llevan en su bolsillo:

1.       Toda la comunidad educativa tiene el derecho de comunicarse utilizando las nuevas tecnologías, y a través de ella podrá ser informado de cualquier evento o información de interés para el aula, el centro, el alumno o la comunidad educativa.

2.       Estos canales que abrirán al centro y al aula más allá de sus fronteras físicas serán canales de comunicación bidireccionales entre todos los componentes de la comunidad educativa.

3.       Toda comunicación debe cumplir políticas de respeto hacia el resto de la comunidad educativa.

4.       Todo el material aportado debe ser debidamente referenciado y usado de acuerdo con las licencias que el autor establezca.

5.       Todos los dispositivos serán recibidos en el centro siempre que se usen de acuerdo a las políticas aceptadas por la comunidad educativa. Entre ellas cabe destacar:

     a.       Traer el propio dispositivo móvil al centro implica la aceptación de las normas elaboradas por la comunidad educativa en cuanto al uso de estos dispositivos.

b.      Cada usuario es responsable de su propio dispositivo y del uso que se haga, no siendo el centro responsable de las pérdidas, robos o daños que pudieran acaecer al aparato.
c.       Los dispositivos se usarán bajo el permiso del profesor responsable en cada momento y para las tareas encomendadas.

d.      Las comunicaciones y envíos deben respetar la política de uso aceptable.

e.      Los dispositivos deben estar en modo silencioso a menos que el profesor indique lo contrario puntualmente, una vez acabada la tarea volverán a estar en modo silencioso.

f.        Las grabaciones y sus envíos deben siempre ser realizadas con el permiso de la persona a la que se graba o su tutor/es.

g.       Aquellos dispositivos que se usen sin respetar el código de buenas conductas (difusión de virus, malware,…, bulling, obtener ventaja en las tareas a realizar (exámenes) podrán ser revisados por los administradores de la escuela que tomarán las medidas tabuladas para cada caso.

h.      Los usuarios de dispositivos móviles deben respetar las instalaciones del centro en cuanto el ancho de banda que disfrutaremos todos con un buen uso, y la carga del dispositivo fuera de las instalaciones escolares. Sólo en casos excepcionales y con el consentimiento del profesor responsable de la actividad se podrá cargar el dispositivo a la red eléctrica.

6.       Todas las comunicaciones e informaciones tendrán como objetivos la mejora del clima escolar y la facilitación del aprendizaje del alumno.

Comunicación interna en un centro de enseñanza.

Los centros de enseñanza no deben ver las nuevas tecnologías de comunicación, tanto dispositivos (smartphones, tablets, ebooks, portátiles…) como los diferentes servicios que estos permiten (redes sociales, blogs, SMS, mensajería instantánea… Internet en general) como un problema a solventar, sino … Sigue leyendo

La comunicación interna del centro: BYOD

A continuación os presento el decalogo sobre la propuesta de la comunicación interna de un Centro.