Archivo de la categoría #EOI

Proyecto de comunicación externa para Escuela Oficial de Idiomas

En los dos intensos meses en que ha transcurrido el curso “Educación conectada en tiempos de redes” del Intef, profesores y profesoras de todas las Comunidades, distintas especialidades y centros educativos hemos abordado el papel del trabajo en red, la Red y las redes sociales en la práctica del aula. Ha sido un intercambio fructífero y muy enriquecedor, dada la interacción que se ha desarrollado y los distintos puntos de vista que durante el curso se han expuesto.
Para el proyecto de fin de curso, que consiste en la elaboración de un proyecto de comunicación externa, hemos querido aunar nuestra experiencia y puntos de vista un grupo de 3 profesoras compañeras de la misma institución educativa: la Escuela Oficial de Idiomas (EOI), representantes de 3 especialidades distintas (Marifé Bonneau, profesora de francés de la EOI de Alcoy, María Martínez, profesora de inglés de la EOI de Alicante y yo, profesora de alemán de la EOI de Alicante).
Siendo las Escuelas Oficiales de Idiomas una red de centros especializados en la enseñanza de idiomas modernos y enmarcados dentro de las enseñanzas de régimen especial, contextualizaremos las líneas del proyecto dentro de las necesidades de estas institución educativa, cuya idiosincrasia, en razón del perfil de su alumnado, la distingue de los centros de educación obligatoria.

Para leer más

Miniguía de uso de móviles, la Red y las Redes Sociales en las Escuelas Oficiales de Idiomas

Fuente imagen

En la Escuela oficial de idiomas de Alicante se ha convertido en una realidad cotidiana el que el alumnado tenga el móvil o la tablet operativos durante la clase y que durante la realización de tareas lo utilice para consultar algún diccionario online o para navegar por Internet. 

En mis clases esto sucede con gran naturalidad y tanto es así que ni me había planteado si en nuestro centro, donde el alumnado en su mayor parte es mayor de edad, el uso del móvil en el aula está autorizado o no. 
Así que consultando el Reglamento de Régimen Interno me acabo de dar cuenta de que, según el  artículo 146.1 c) „No se permite el uso privado del móvil durante las clases o en el transcurso de actividades docentes, a excepción de casos de extrema necesidad.“

Con esto, veo que la prohibición no es una prohibición en sentido absoluto, en tanto en cuanto se prohíbe únicamente el “uso privado” del móvil. De esto no se deduce que esté prohibido el uso del móvil en sí. ¿O lo he entendido mal? 
Fuente imagen

Informándome en el blog Educ@contic sobre el reglamento en centros educativos donde estudian menores, veo que la prohibición, cuyo objetivo fundamental es evitar que se haga un uso inadecuado del móvil, es en la mayoría de estos centros bastante tajante. Y veo también que en dicho blog se expone una opinión muy acertada: la prohibición en sí de usar móviles en los centros educativos no hace más que convertir el uso de la tecnología en un hecho sancionable en sí mismo. Ahora bien, ¿qué es lo reprobable: la tecnología en sí o el mal uso que se le pueda dar? Evidentemente estamos ante un problema de conducta.

Y por otro lado, ¿tiene sentido que se prohíban tajantemente los dispositivos móviles en los centros, haciendo con ello la brecha existente entre la escuela y el entorno social en que se desenvuelve el alumnado todavía más profunda? ¿Podemos seguir negando las aportaciones de las nuevas tecnologías al aprendizaje y desarrollo de las competencias básicas

En mi opinión, ni podemos ni debemos. Pero sí necesitamos una labor clara de concienciación con la que atajar conductas indebidas. Para ello podría empezarse con la elaboración en cada centro de unas bases de uso de la Red y las Redes Sociales. Al hilo de esto me planteo: ¿cómo podrían ser estas para mi centro, la Escuela Oficial de Idiomas de Alicante? Esta es mi propuesta:


  • En el proyecto educativo del centro tiene que constar que la escuela promoverá el uso de Internet y de las Redes Sociales con fines educativos dentro del aula y como estrategia de autoaprendizaje (p.e. mediante el aprendizaje basado en proyectos).
  • Se ha de reconocer el derecho que tienen todos los miembros de la comunidad educativa al uso de la Red y de dispositivos móviles con fines educativos. Esto implica que también el alumnado tendría acceso a la clave para wifi.
  • Se ha de reconocer la singularidad de las Escuelas Oficiales de Idiomas en lo que respecta a la edad del alumnado y por tanto no se “caparán” por parte de las autoridades educativas las webs (p.e. de redes sociales) que estén siendo utilizadas en las dinámicas de aula.
  • El centro pondrá a disposición del alumnado dispositivos móviles (portátiles, tabletas) en la medida de sus posibilidades. En caso que esto no sea posible, promoverá iniciativas BYOD (Bring Your Own Device), de modo que el alumnado pueda disponer de sus propios dispositivos móviles (portátiles, tabletas, móviles, cámaras, etc.) en el centro siempre siguiendo las normas establecidas. No me ha sido fácil encontrar en la web ejemplos de que esta iniciativa se esté implementando ya en otras EOIs. Tan solo he encontrado que en la EOI de Logroño se ha optado por aumentar el ancho de banda disponible para que el alumnado pueda hacer uso en clase de sus dispositivos de acceso a internet.
  • Como norma general, el uso de móviles dentro del aula estará permitido en modo silencio, pudiendo ser utilizados en la dinámica del aula en los términos en los que disponga el/ la docente. 
  • El alumnado es responsable del cuidado de sus dispositivos y deberá traerlos ya cargados al aula. 
  • El centro no se responsabilizará en caso de hurto o de rotura.
  • No se podrá difundir o subir a la web ninguna foto ni vídeo de ningún miembro de la comunidad educativa sin permiso.

Este es mi punto de vista. Sin embargo, soy consciente de que la redacción de una guía de uso de la Red y de las Redes Sociales en un centro educativo es, en base a las implicaciones que conlleva, una tarea de mucha responsabilidad en la que ha de colaborar un equipo diverso (compuesto a ser posible por equipo directivo, representates del profesorado y del alumnado), con puntos de vista y aportaciones diferentes.


Plan de comunicación externo: ¿Cuáles son las necesidades de comunicación de un centro con su entorno?

Fuente imagen

En el curso Educación Conectada en Redes del Intef se me pide que reflexione sobre cómo diseñaría un plan de comunicación externa de mi centro (Escuela Oficial de Idiomas de Alicante).  
Un plan de comunicación externa (veáse aquí un buen ejemplo de ello) es una estrategia del centro para relacionarse con su entorno. Y entiendo como entorno no solo a los alumnos, los profesores, el equipo directivo y los padres, sino también a todos los trabajadores que ejercen su labor en el centro (personal administrativo, de limpieza) y al barrio en que se encuentra situado el centro.
En mi reflexión comienzo preguntándome, si en la era de internet y redes sociales, los centros educativos como instituciones han entendido las ventajas de estar conectados con su entorno  o si van todavía a remolque de tantas y tantas personas que diariamente están presentes en internet e interactúan en varias comunidades o redes sociales y ya no podrían imaginarse una vida sin estas nuevas tecnologías.

Fuente imagen

Para ello me centraré en mi centro, la Escuela Oficial de Idiomas de Alicante. ¿Cuáles son a mi entender los objetivos de un plan de comunicación en mi escuela? Esta pregunta la reformulo asi: ¿Cuáles son las necesidades de comunicación que tienen los distintos miembros que integran su comunidad? Para ello se hace necesario ponerme en la piel de los distintos colectivos implicados:

Desde el punto de vista del alumnado:

  • Nuestr@s alumn@s necesitan estar informad@s sobre cuestiones administrativas, plazos, convocatorias, publicación de notas, actos culturales, horarios de tutoría, comunicaciones sobre faltas del profesorado, horarios de secretaría, libros de enseñanza, etc. Estas necesidades las cubre la escuela por medio de su web. El tipo de comunicación que se hace aquí sigue el modelo de comunicación corporativa tradicional.
  • El alumnado necesita estar conectado con el resto de alumn@s de fuera de su clase por muy diversos motivos: hacer intercambios lingüísticos, intercambiar información sobre muy diversos aspectos (venta o intercambio de libros, hacer permutas, conocer información sobre ofertas de empleo, sobre las experiencias del alumnado con el profesorado, etc.) o simplemente para entablar amistades. He encontrado que mi escuela está en Facebook desde marzo del 2011 (no lo sabía), pero la página está prácticamente desierta de información. Tampoco sabía que el Departamento de inglés de la escuela también tiene su página. En lo que respecta a otros departamentos, desconozco si tienen alguna web corporativa. En todo caso considero a las redes sociales una muy buena herramienta para estos fines.
  • Así mismo, el alumnado de un mismo grupo necesita estar conectado para compartir experiencias de aprendizaje, intercambiar material didáctico, organizar quedadas, estar al día con las tareas en caso de no haber podido asistir, etc. Un canal adecuado me parece Edmodo, mejor que Facebook, en lo que respecta a la privacidad, a pesar de que se pueda crear también en Facebook un grupo cerrado.
  • El alumnado necesita estar conectado con su profesor@ para informarle de su ausencia en caso de que no lo pueda comunicar personalmente o para cualquier otra información que resulte relevante. El canal adecuado para ello es una plataforma como Edmodo, que permite al profesorado recibir comunicaciones personales de los alumnos sin tener que facilitarles su correo electrónico.

Desde el punto de vista del profesorado:

  •  El profesorado necesita estar en contacto con los miembros de su departamento (organización y coordinación de la asignatura, intercambio de materiales didácticos y de información relevante para la asignatura), con sus colegas de otros departamentos de idiomas (compartir impresiones que van más allá del idioma que imparte cada un@, participar en proyectos). Todo el profesorado dispone de los correos electrónicos de los demás colegas y dentro de la intranet de la escuela hay un foro para el profesorado en el que se pueden discutir asuntos de actualidad. Estos canales me parecen los adecuados, si bien el foro es de escaso uso en nuestra escuela.
  • El profesorado necesita estar conectado con su alumnado vía web para subir todo tipo de materiales (complementarios de la asignatura, de organización del curso, etc.) que el alumnado se pueda descargar. El canal para este tipo de comunicación debería ser a mi parecer una plataforma del tipo de Moodle o de Edmodo.

Desde el punto de vista del centro educativo:

  • El centro educativo necesita dar a conocer al exterior todas las informaciones que atañen a procesos administrativos (procesos de matrículas, convocatorias de exámenes, etc.). Como he comentado más arriba, mi centro se comunica con el exterior por medio de su web.

En cuanto a la comunicación con las familias, en el caso de las Escuelas Oficiales de Idiomas este punto sólo sería pertinente en el caso de nuestro alumnado menor de edad. Un canal adecuado podría ser habilitar una sección adicional de información para los progenitores de los menores.

De la exposición de estas necesidades se deduce que el plan de comunicación habría de incluir a estos colectivos: alumnado y profesorado. Pero para ubicar nuestra escuela en un ámbito más global y acorde con la realidad, pienso que también habría que diseñar un plan para incluir a otros colectivos que no se suelen nombrar y que son parte fundamental del funcionamiento de la escuela:

  • el personal administrativo y de conserjería y el personal de limpieza. Creo muy necesario habilitar mecanismos para que no solo se sintieran más parte de la escuela, sino también que fueran percibidos como tal. A tal efecto considero primordial que fueran visibles y pudieran ser incluidos en el foro de la intranet. 
  • el barrio en el que está situada la escuela. Creo que la escuela realiza una labor social y que tiene que estar más en contacto con su barrio y dirigirse a él. De esta manera se podrían dar a conocer en el barrio todas las actividades culturales, y de solidaridad (p.e. donación de sangre, recogida de ensere y de fondos para fines solidarios). Un canal adecuado podría ser una red social del tipo de Facebook.