Archivo de la categoría Protección de datos

Seguridad alimentaria 2013-12-09 17:10:00

La Red, RRSS y dispositivos móviles en el centro educativo

La política de utilización de los dispositivos móviles debe ser consensuada por toda la comunidad educativa:

El uso de los diferentes dispositivos móviles como ordenadores portátiles, netbook, tabletas o iPads estarán sujetos a las siguientes normas:

§  El profesor  tiene la facultad de permitir y regular el uso de dispositivos personales en el aula y para aquellas tareas que considere sea necesario.

§  Los diferentes dispositivos aprobados deben estar en modo silencioso en la clase a menos que sea permitido por el profesor.

§  Los dispositivos no pueden ser utilizadas para hacer trampa en las tareas, exámenes, o pruebas o con fines no educativos

§  Los estudiantes no pueden usar aparatos para grabar, transmitir, o enviar imágenes fotográficas o de vídeo de una persona o personas en la escuela durante el horario escolar o durante actividades escolares, a menos que sea permitido por un profesor.

§  Dispositivos sólo podrán ser utilizados para acceder a los archivos informáticos en los sitios de Internet que no tengan interés educativo

El centro educativo

v  Establecerá unos filtros en la red de internet y estará prohibido todo intento de eludir este filtro

v Está autorizado a recoger y examinar cualquier dispositivo que se sospecha de causar problemas de la tecnología o fue la fuente de un ataque o infección por el virus.

v  Los estudiantes podrán utilizar la red inalámbrica disponible en el centro (ANDARED)aunque no se garantiza la calidad de la conexión

v  No se responsabiliza de robo, pérdida o dispositivos dañados, incluyendo los datos perdidos o dañados en esos dispositivos.

GUÍA DE USO DE REDES SOCIALES EN EL CENTRO EDUCATIVO



Establecemos una normativa específica para el uso de redes sociales en el centro educativo ya que ya es un hecho que está presente en nuestras aulas (las redes como el uso de los dispositivos necesarios para acceder a ellas). Su uso es generalizado, tanto por parte del alumnado, como del profesorado y, cada vez más de las familias.

La novedad de esta situación así como la amplitud de campos que abarca requiere de una reflexión y elaboración de una normativa concreta.

Como criterio general cabe señalar que el uso de redes sociales será permitido y potenciado siempre con fines educativos.

DECÁLOGO DE USO DE LAS REDES SOCIALES EN EL CENTRO EDUCATIVO.

          Los alumnos y alumnas no pueden sacar fotos ni videos de otros alumnos o alumnas ni del personal docente o no docente, ni hacerlos circular, publicarlos o difundirlos por ningún medio a no ser que cuente con el permiso de la persona (mayores de edad) o de pare/madre (menores).

          Familias, alumnos/as y trabajadores/as del centro harán uso de las redes sociales teniendo en cuenta la normativa de convivencia del centro. Siempre publicando y comentado en ellas con máximo respeto y cuidado hacia todas las personas que integran la comunidad educativa.

          Tanto alumnos/as como trabajadores/as y familias tienen la responsabilidad de poner en conocimiento del centro cualquier publicación que observen en las redes sociales que pueda perjudicar la imagen del centro o la de las personas que lo integran.

          Además de utilizar los canales oficiales de comunicación, equipo directivo y profesorado intentarán hacer uso de las redes sociales como medio para difundir sus actividades habituales.

          Mediante el uso de cuentas personales de Twitter se facilitará al profesorado enlaces a documentos (textos, videos, infografías,…) que faciliten su formación.

          Tanto las imágenes como la música que se publiquen en las redes sociales del centro cumplirá la normativa respecto a los derechos de autor.

          Todas las familias y trabajadores del centro firmarán un documento en el que firmen su consentimiento o su negativa a aparecer en publicaciones del centro.

          Se animará a participar en estos canales de comunicación a las personas  más reticentes planificando actividades que potencien su uso para reducir en la medida de lo posible la brecha digital.

          Hay que ser cuidadoso y tratar de separar siempre lo profesional y lo personal procurando que los miembros de la comunidad tengan perfiles diferentes.

           

NORMAS DE USO DE LOS DISPOSITIVOS MÓVILES EN EL CENTRO EDUCATIVO-PROTOCOLO DE BYOD.

          El uso de dispositivos móviles personales en el centro será permitido exclusivamente con fines educativos.

          El uso de dispositivos móviles en el centro se hará siempre bajo la supervisión de un profesor/a.

          Cuando se requiera el uso de dispositivos personales por parte del alumnado el profesor/a responsable se asegurará de que todos los alumnos/as disponen de estos recursos.

          Cuando el profesor/a autorice o requiera el uso de dispositivos móviles serán los propios alumnos/as los responsables de su puesta a punto (batería, actualizaciones, aplicaciones requeridas,…) así como de su custodia.

          El uso de las conexiones 3G o 4G están prohibidas (ya que exceden el control que desde el centro podemos ejercer sobre los lugares visitados y aplicaciones utilizadas), la conexión se realizará siempre a través de la Wifi del colegio.

          El equipo directivo dinamizará la creación y utilización por parte del profesorado de herramientas y aplicaciones digitales a las que el alumnado accederá mediante el uso de sus propios dispositivos (en el centro y en casa).

Política de uso de la Red en un centro educativo

En un centro educativo, tanto la Red como las redes sociales deben ser entendidas como una forma de comunicación propia de la sociedad en la que vivimos y, como tal, deben usarse en la vida académica para evitar que ésta quede apartada de la realidad.
Por ello, se recomienda un uso de las mismas controlado, moderado y dirigido hacia toda la comunidad educativa.
Internet se ha convertido en una ventana sin límites al mundo: al conocimiento, a la actualidad y a la comunicación. Esto se hace una herramienta de un intenso valor para todo proceso de aprendizaje y, por tanto, se contempla su uso en el centro educativo como una amplia posibilidad de extensión del resto de recursos educativos, pasando por los nuevos medios, los PLE o la simple relación entre miembros.
El uso de dispositivos que den acceso a la Red debe ser fomentado y aplicado en el aula y fuera de ella. Si bien es cierto que este uso, especialmente dentro del aula, puede generar el miedo al desorden o la dispersión del alumnado en las materias académicas, las antiguas formas de comunicación (hablar o pasarse notas) han estado ahí mucho antes que los móviles. Por lo tanto, para combatir un uso indebido de las tecnologías se propone la propia educación como alternativa: concienciar a profesores, alumnos y familiares de las posibilidades de las mismas y el uso adecuado y responsable de ellas para determinados fines. El centro no debe prohibir el uso de ordenadores, tablets o teléfonos móviles, sino fomentar y educar en el mismo. Es su función formar y orientar a toda la comunidad educativa en las redes sociales, las posibilidades de éstas, la identidad digital, las buenas prácticas y las normas establecidas en su uso.
Todo ello debe garantizarse mediante un equipo profesional que regule el uso, vigile el cumplimiento y lo adapte según se vayan produciendo cambios tecnológicos o sociales que así lo requieran. La propuesta es crear un “departamento” o grupo de trabajo llevado por profesores cualificados (representación de todas la áreas y niveles, departamento de orientación, etc.), en comunicación y colaboración constante con familiares y alumnos (ya sean escogidos para tal fin como representantes, o haciendo uso de los ya existentes a través de asociaciones o el consejo escolar). Este equipo deberá velar por la adaptación de las TIC a la vida diaria del centro, dentro y fuera de los márgenes académicos, y contará con una especial atención a la asistencia de abusos llevados a cabo por cualquier medio, tomando medidas inmediatas y tajantes para evitar los mismos, siempre teniendo en cuenta la educación como principal medio y fin. Este equipo podrá dirigir o delegar a las personas que se encarguen del mantenimiento técnico y actualización de aspectos tales como las redes sociales del centro, la identidad digital, la web y/o el blog de mismo, etc.
El centro educativo deberá disponer, además de los medios humanos para su control y gestión, una red wifi lo suficientemente eficaz para abastecer a la comunidad, con control de acceso que garantice la seguridad y privacidad de los datos, así como una regulación de contenidos que puedan atentar contra la sensibilidad de los menores.
Por otro lado, es propio del centro educativo que todos los miembros de la comunidad educativa, en especial los alumnos, tengan acceso a las TIC y redes sociales, evitando así un desplazamiento o marginación debido a los medios propios de cada individuo. Esto es contemplar la Red y las redes sociales como un medio de inclusión en la comunidad, y nunca de exclusión.

COMUNICACIÓN INTERNA

Es ineresante saber que hay paises que ya han hecho leyes en este sentido.

La Ley de Protección de Niños en Internet (Children’s Internet Protection Act, CIPA por sus siglas en inglés) fue promulgada por el Congreso el año 2000. Su creación tiene por objeto manejar inquietudes relacionadas con el acceso de menores a contenido obsceno o dañino en Internet. La ley CIPA impone ciertas exigencias a los colegios y bibliotecas que reciben descuentos en su acceso a Internet o en conexiones internas mediante el programa E-rate. Este último hace más asequibles ciertos productos y servicios de comunicaciones, para colegios y bibliotecas que sean elegibles. A comienzos del año 2001, la FCC emitió normas que implementan la ley CIPA. El año 2011, la FCC modernizó dichas normas.

Las exigencias de CIPA

Los colegios y bibliotecas que están sujetos a la ley CIPA sólo pueden recibir los descuentos ofrecidos por el programa E-rate si certifican que aplican políticas de resguardo en Internet, incluyendo medidas de protección tecnológica. Las medidas de protección deben bloquear o filtrar el acceso a imágenes en Internet que son: (a) obscenas; (b) pornografía infantil; (c) dañinas para los menores. Antes de adoptar estas políticas de resguardo en Internet, los colegios y bibliotecas deben proporcionar aviso con razonable anticipación y efectuar por lo menos una audiencia o reunión abierta al público para dar a conocer la propuesta.

A los colegios sujetos a la ley CIPA se les exige otras dos certificaciones: 1) sus políticas de resguardo en Internet deben incluir el monitoreo de las actividades que los menores realizan cuando están conectados en línea; 2) como lo exige la Ley de Protección de Niños del Siglo Veintiuno (Protecting Children in the 21st Century Act, en inglés) deben proveer los medios para educar a los menores respecto a las conductas que son apropiadas en Internet. Incluyendo su interacción con otros individuos en los sitios de redes sociales y en sitios de charla en Internet. Además deben informarles acerca del acoso cibernético (cyberbullying, en inglés) y cómo responder al mismo.

A los colegios y bibliotecas sujetos a la ley CIPA se les exige adoptar e implementar políticas de resguardo en Internet que se encarguen de lo siguiente:

(a) El acceso de menores a materiales inapropiados en Internet.

(b) La seguridad y resguardo de menores cuando estos usan correo electrónico, sitios de charla en Internet y otras formas de comunicación electrónica directa.

(c) Acceso no autorizado, incluyendo la piratería informática (hacking, en inglés) y otras actividades ilegales por parte de menores en Internet.

(d) La exhibición, uso y diseminación de información personal de menores, sin autorización.

(e) El establecimiento de medidas destinadas a restringir el acceso de menores a materiales dañinos para ellos. 
El uso de Internet en los colegios debe centrarse para búsqueda de información, inercambio de ideas y pensamientos, desarrollo de destrezas necesarias paraconvertirse en una persona independiente, contribuir para una mayor comprensión de la realidad personal, comunitaria y global.


Mónica Casado 2013-11-29 09:26:00

Guía de uso de las redes, redes sociales y dispositivos móviles en centros educativos.


Las reglas a seguir por el centro educativo (basándose en centros de primaria) son:


USO EDUCATIVO DE LAS TIC.
 El centro impulsará el uso de las TIC y de los recursos didácticos que ofrece internet para favorecer el aprendizaje en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

LIMITACIÓN DE DISPOSITIVOS MÓVILES (BYOD).
 No se podrá usar cualquier dispositivo móvil, en horario y espacio escolar, salvo que el maestro se lo permita y siempre para uso didáctico nunca personal.

  
PROTECCIÓN DE DATOS.
 Los alumnos obviarán subir imágenes personales e información tanto personales como de otro compañero sin permiso de los tutores legales. Del mismo modo el centro no podrá publicar información del alumnado sin permiso de sus tutores legales.

LAS FAMILIAS.
 Puesto que las familias también forman parte de la comunidad educativa, deben colaborar para el buen uso de la TIC. Por eso, el centro promoverá la información a las familias de su uso.

PRESENCIA DEL CENTRO EDUCATIVO EN INTERNET.
 Como estamos dentro de un centro de educación primaria es necesario el consentimiento de los tutores legales para tratar cualquier tipo de datos sobre el alumno en la red.

El buen uso de la Red, las redes y los dispositivos móviles en el centro educativo

Debemos tener unas consideraciones previas sobre su buen uso:

  • Los recursos informáticos tienen como finalidad servir de apoyo a la docencia y por tanto deben emplearse para el trabajo y el estudio, no con otros fines.
  • Hay que ser responsable con los aparatos que se tienen, tanto maestros como alumnos y por tanto no hay que modificar los programas que tienen. Si hubiera que hacerlo o poner nuevas aplicaciones, programas,… existe la figura del coordinador de TIC´s.
  • Respecto a la seguridad: no hay que compartir con nadie ningún dato: contraseñas, claves, acceso,… y las claves no deben de ser más cortas de 8 caracteres, que no sean dni, fecha de nacimiento y se deberá cambiar con frecuencia.
  • El centro no se responsabiliza de los materiales compartidos por terceros, ni del contenido accesible desde los vínculos que divulguen.
  • Con objeto de respetar el buen uso e las redes, el centro educativo se reserva el derecho de eliminar cualquier aportación que contravenga los principios aquí expuestos.


Decálogo para conseguir una política BYOD segura

Antes de hablar del decálogo de BYOD, creo conveniente saber qué es BYOD. En sí, es llevar a la empresa tus propios dispositivos, es decir, lo que tenemos en casa, lo llevamos al trabajo, pero esto lo explica mejor Wikipedia es su entra BYOD, donde dice lo siguiente: 

“Bring your Own Device (BYOD), en castellano “trae tu propio dispositivo”, es una política empresarial donde los empleados llevan sus propios dispositivos a su lugar de trabajo para tener acceso a recursos de la empresa tales como correos electrónicos, bases de datos y archivos en servidores así como datos y aplicaciones personales. También se le conoce como “Bring your own technology” o trae tu propia tecnología en castellano, ya que de esta manera se expresa un fenómeno mucho más amplio ya que no sólo cubre al equipo sino que también cubre al software.”

Lo que aparentemente tiene una buena cara, un buen proyecto o una idea interesante, como es en resumidas cuentas: llevar tu móvil o tu tablet al trabajo. 
Esto se puede convertir en un serio peligro para todos, para empresarios: falta de seguridad, pérdida de información,… y para el trabajador: facilidad de descentrarse, usar software propio, apps lúdicas,…
Para ello, las empresas están dando fuerte en el control del BYOD, y qué mejor que hacer un decálogo o hacer las “tablet´s” de Moises sobre BYOD.

Éstas serían, según Innovation center de BBVA:
  • Revisar las políticas de seguridad de las aplicaciones web y determinar qué dispositivos están dispuestos a soportar, 
  • Establecer de forma clara qué expectativas se quieren obtener con la práctica del BYOD,
  • Determinar políticas que no den lugar a dudas y sean concisas para todos los empleados, 
  • Establecer un número de identificación personal para cada empleado, 
  • Forzar a utilizar el cifrado de datos, 
  • Decretar qué aplicaciones se quedan fuera, 
  • Capacitar a los empleados, 
  • Buscar aplicaciones de auditoría, 
  • Reporting y gestión centralizada y 
  • Adquirir software de gestión de dispositivos móviles