Archivo de la categoría TIC

El INTEF pone en marcha el “Aula del Futuro”

Banner inaguración

Como parte del objetivo de favorecer la introducción y uso de tecnologías en el aula para promover la personalización del aprendizaje y su universalización, el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado (INTEF), como unidad del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD) y en representación del mismo, desarrolla el proyecto “Aula del Futuro”. Origen Este proyecto nace de la iniciativa europea Future Classroom Lab (FCL) puesta en marcha por European Schoolnet en Bruselas a partir de los resultados del proyecto de investigación y desarrollo llevado a cabo por iTEC para transformar y mejorar el uso de la tecnología en la enseñanza…

Flippeando los fiordos noruegos

Y llegamos al final del curso con mi proyecto Flipped Classroom (FC), que lleva por título “Los fiordos noruegos: aprendiendo geología también en televisión”. Es un documento mejorado con respecto a su primera versión gracias a las ideas que me han aportado mis compañeros en el taller de coevaluación.  He revisado y ampliado los apartados de competencias clave y estándares de aprendizaje; tanto el cronograma como la secuenciación de actividades están ahora más detallados. También se han incluido algunas mejoras en la rúbrica de evaluación y en la organización y agrupamiento de alumnos. 
Haciendo balance de estos dos meses diría que, desde la curiosidad e interés inicial por conocer que era eso del Flipped Classroom hasta ahora, he andando un camino: taxonomía de Bloom, artefactos TIC, gamificación del aprendizaje … son ahora conceptos no completamente ajenos a mi experiencia. Aunque ya era usuario de Pinterest, este curso me ha servido para decidirme a usarlo en clase con mis alumnos y la experiencia está siendo muy positiva. Herramientas nuevas para mí como Educanon y Movenote creo que tienen mucho potencial para preparar contenidos atractivos para que nuestros estudiantes puedan trabajar y aprender en casa. 
Considero un éxito del diseño del curso que las últimas tareas se dediquen a la elaboración de un proyecto propio y al taller de coevaluación, que te da la oportunidad de aprender de otros y de mejorar tu propio trabajo, como buen mecanismo de retroalimentación.
Ahora, a andar; por eso quisiera terminar con la conocidísima frase del poema de Machado cantado por Joan Manuel Serrat:

Mi primer proyecto Flipped Classroom

En este bloque del curso he desarrollado mi primer proyecto Flipped Classroom. El proyecto se centra en los fiordos noruegos, destino turístico a nivel mundial que, además de su belleza paisajística, sirven para explicar los conceptos geológicos de cambios climáticos (glaciaciones y periodos interglaciares), cambios eustáticos (subida y bajada del nivel del mar) y cambios isostáticos (elevación y hundimiento de la litosfera). 

A partir del programa de TV “Españoles en el mundo” emitido por La 1 y disponible aquí, he editado un vídeo con preguntas  para que los alumnos trabajen en casa, además de los recursos seleccionados en este tablero de Pinterest. Después de comentar y profundizar en clase sobre los conceptos científicos que se trabajan, los alumnos deberán seleccionar una imagen y editarla para simular este paisaje en distintos periodos geológicos (pasados y futuros). El producto final del proyecto es una vídeo presentación (con audio y texto) explicando la evolución del paisaje utilizando la herramienta Movenote.

Finalmente he desarrollado mi primer proyecto, de acuerdo con el guión del curso. Una vez enviado el documento, he realizado la evaluación del trabajo de otros 3 compañeros. Esta fase me ha resultado muy enriquecedora y positiva. Por un lado, comprobar que se puede “flippear” otras asignaturas, y con ideas muy atractivas y motivadoras, por cierto. Por otro, revisar los documentos de otros compañeros me ha permitido detectar tanto los puntos fuertes como las áreas de mejora de estos proyectos. Concretamente, me he dado cuenta de lo importante que es diseñar bien  la secuencia cronológica de actividades y de definir correctamente los artefactos TIC que se generan.

Necesitamos crecer, pero ya hemos dado nuestra primera voltereta.

Seguimos avanzando con Flipped Classroom

Llego al ecuador del curso con las ideas más claras sobre el modelo Flipped Classroom.
Pensar en el rediseño de actividades, aplicando la taxonomía de Bloom, me ha permitido aterrizar de los fundamentos teóricos a la práctica. Tareas y deberes “de toda la vida”, que mandamos a nuestros alumnos, potencialmente pueder ser ampliadas y mejoradas, redundando en un aprendizaje de mayor nivel cognitivo. Y además de mi actividad, la aportación de los compañeros del curso supone un banco de ideas muy valioso a partir de las cuales podemos reconvertir muchas de nuestras actividades tradicionales en tareas más ilusionantes y significativas para el alumnado. Aquí puedes acceder multitud de propuestas, clasificadas por niveles educativos:
Particulamente importante es diseñar el producto final de la actividad, lo que que en este documento se denominan Artefactos Digitales. No dejes de consultarlo, a mí me ha servido especialmente.

Por otro lado, y aunque ya era un usuario habitual de Pinterest, veo que esta red social tiene un potencial enorme para innovar en clase. De hecho, este curso he empezado a utilizarla con los alumnos y algunas tareas de este bloque las he enfocado vía pines, como la búsqueda y selección de contenidos y la posibilidad de gamificar el aprendizaje. A lo largo de estas semanas y meses iré desarrollando en clase el uso de Pinterest como herramienta de trabajo. Ya iré contando la experiencia.

Utilizar Pinterest no significa dejar de lado otras redes sociales como Instagram y Twitter, que usan frecuentemente mis alumnos adolescentes y que, por tanto, han de tenerse muy en cuenta en el diseño del producto final de una actividad volteada.
En mi primer esbozo de un proyecto ABP-Flipped, he partido de contenidos curriculares que actualmente estoy impartiendo en Biología y Geología de 4º ESO y cuyo producto final se vería reflejado en el blog de la asignatura. En las próximas semanas avanzaremos en el desarrollo del proyecto.

Y aquí tienes muchas más ideas para que tú también te animes a voltear tus clases: 

 Continuaremos girando 🙂

Empieza a girar con Flipped Classroom

Como en todo proceso de innovación educativa, estoy convencido de que los cambios que plantea del modelo Flipped Classroom deben aplicarse poco a poco, para que pueda ser asumidos por gran parte de la comunidad educativa y, de esta manera, se desarrollen y se consoliden plenamente.

No se trata de tirarse a la piscina, así sin más; más bien, primero habrá que practicar con flotador, saber si hacemos pie; luego nadaremos cada vez mejor con entrenamientos progresivos y, a la vez, ambiciosos. Pero siempre tenemos que estar dispuestos a mojarnos realmente y no dejar que la inseguridad o la desconfianza nos atenace y nos frene.

Sí, hay que darle la vuelta al sistema educativo, pero para llegar a 180 grados es mejor ir girando poco a poco, avanzando con pasos firmes y seguros.

Y ante los problemas y dificultades que con seguridad se nos plantearán en el camino (ver muro colaborativo), me quedo con el mensaje de Mafalda:

Empezamos con Flipped Classroom

Retomo la actividad del blog con el inicio de un nuevo curso del INTEF “Dale la vuelta a la clase (Flipped Classroom)”. Llevaba bastante tiempo viendo en las redes sociales muchas referencias a este nuevo modelo educativo y aquí estoy, dispuesto a aprender cosas nuevas y ponerlas en práctica en clase.
La innovación educativa es una necesidad en pleno siglo XXI, en la que que los planteamientos pedagógicos no pueden repetir modelos ineficaces de otras épocas. Y este cambio tiene que calar en el profesorado, en las familias, y también, como no, en los alumnos que, con el modelo Flipped Classroom, son una parte muy activa en su proceso de aprendizaje
Un breve audio y una frase motivadora (que en internet se le atribuye a Einstein) serían buenos para comenzar:

Diigo: seis razones para su uso y un tutorial

Ya he hablado en varias ocasiones en este blog de la importancia de que los docentes asumamos el rol de curador de contenidos (como por ejemplo en este post, o en este otro). Es imprescindible desarrollar estrategias para seleccionar las fuentes más fiables y de más valor de la red y, de paso, debemos saber transmitir al alumnado esas habilidades para que aprendan a discriminar la información adecuada de la que no lo es. Si además somos capaces de desarrollar en los alumnos y alumnas un espíritu crítico que evite que traguen con cualquier información que encuentren en la red, estaremos educando a internautas responsables para el futuro.
Para organizar la información de la red, una vez hemos seleccionado fuentes de interés, debemos hacer uso de lo que se conoce como “panel de recuperación”, que está formado por herramientas que nos facilitan la organización de los diferentes sitios mediante la clasificación. Podemos encontrar varios servicios para optimizar este panel. Unas herramientas básicas del panel de recuperación son las llamadas de marcadores sociales, aquellas que sirven para guardar tus sitios favoritos para su posterior consulta. Son herramientas que pueden servir para crear una biblioteca personal de fuentes on line (e incluso algunos servicios ofrecen la posibilidad de integrar en tus listados de fuentes documentos off line) que te permita la consulta de artículos de manera ágil.
A mi me gusta recomendar Diigo como marcador social por las siguientes seis razones:

  1. Te permite organizar los diferentes sitios seleccionados en una biblioteca on line a la que puedes recurrir cuando lo necesites.
  2. Puedes añadir referencias off line (como documentos en PDF que tengas en alguna carpeta local de tu ordenador) y subirlo a tu biblioteca.
  3. El uso de una extensión que se instala en tu navegador, facilita la recopilación de fuentes.
  4. Diigo no se limita a recopilar fuentes. También te permite subrayar lo más interesante de los artículos que guardes y añadir notas.
  5. Se puede usar como una red social en la que puedes seguir a las personas que te puedan influir, y puedes ser seguido por otros. Puedes consultar, así, la biblioteca de otros usuarios de Diigo que te puedan interesar.
  6. Existe una opción exclusiva para el profesorado (lo que Diigo llama la versión K12) que ofrece funcionalidades específicas para el profesorado, como crear grupos para tus alumnos (incluso para alumnado que no disponga de correo electrónico, lo cual es muy práctico para trabajar con menores).
He realizado un tutorial en el que explico cómo usar esta herramienta y ofrezco consejos de uso. Espero que os resulte interesante.

¿Son las TIC un factor de exclusión social?


Estoy colaborando con Cáritas de Elche gestionando un proyecto de e-learning que culminará (espero que en breve) con la puesta en marcha de una plataforma de formación y un catálogo de cursos on line dirigidos tanto a trabajadores y voluntarios de la organización como a usuarios. Cuando me acerco a la sede de Cáritas compruebo la importante labor de integración que hacen sus profesionales con las personas con las que trabajan.

A menudo me pregunto qué habrá podido llevar a cada una de esas personas con las que me cruzo a quedar excluidos de la sociedad. Y después de trabajar un tiempo allí, estoy dándome cuenta de que la pobreza no es, ni mucho menos, el único factor de exclusión. Adicciones de todo tipo, desempleo, enfermedades mentales o de cualquier otro tipo y un largo etcétera de motivos pueden llevar a las personas a quedar fuera del sistema, con todos los problemas que ello conlleva.  De hecho, los factores de exclusión van cambiando con el tiempo y hoy se empiezan a tomar en consideración algunos que antes no existían. Muchos de esos factores (yo diría que la mayoría, por no decir todos), pueden ser atajados por una educación adecuada, y ahí los docentes tenemos mucho que aportar. ¿De qué manera?

Hoy en día en la docencia no nos centramos tanto en los contenidos como en las competencias que queremos que adquiera nuestro alumnado. Hoy podemos tener acceso a (prácticamente) cualquier contenido, pero lo importante es saber (y enseñar) qué hacer con ellos y no ya memorizarlos. Saber qué hacer con esos contenidos es básico para los actuales paradigmas en pedagogía. De hecho hay una serie de competencias consideradas como clave que (como define la propia ley) es lo que debe haber adquirido un alumno o alumna durante la educación obligatoria. En realidad esta no es una buena definición de competencia clave, pues he visto a compañeros renunciar a trabajar estas competencias  en etapas postobligatorias, como la FP, argumentando que la ley no les obliga. Yo, sin embargo pienso que las competencias clave que no dejan de ser necesarias después de la ESO y no hay que ser muy sagaz para ver que, en muchos casos, nuestros alumnos tienen carencias en esos aspectos. Pero más allá de cuando trabajarlas (y cuando dejar de hacerlo), ¿qué es una competencia clave? La Unión Europea las define como “aquéllas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personales, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo”. Quiere eso decir que, alguien que no  las adquiera no va a poder desarrollarse personalmente e incluso van a correr el riesgo de quedar excluido.  Dicho de otra manera: si conseguimos que nuestros alumnos y alumnas dispongan de unas buenas competencias clave,  se desarrollarán plenamente como personas y se evitará así – en gran parte-la exclusión social.

Recordemos que una de estas competencias clave es la competencia digital. ¿Y qué competencias digitales tienen (algunos de) nuestros alumnos? Muchos de ellos presentan muchas carencias en este ámbito. Es verdad que ante el fácil acceso a dispositivos, se suelen manejar con cierta agilidad en algunas aplicaciones. Pero a parte del uso ocioso de sus móviles, muchos de nuestros alumnos no saben qué hacer con ellos. Ya sabemos que pertenecer a la generación de lo que algunos llaman “nativos digitales” no es garantía de hacer un uso adecuado de las tecnologías. Y si tenemos en cuenta de que el mal uso de las TIC va a ser (y de hecho ya lo es) un factor de exclusión social, debemos tomarnos muy en serio el desarrollo de las competencias digitales. Eduquemos, por tanto al alumnado en estas competencias para evitar la brecha digital que les pueda privar de oportunidades.